Niegan perimetral para el presunto abusador y ordenan construir un «muro»

La Causa Penal/Juvenil con un menor imputable que se encuentra en el Juzgado de Niñez, Juventud, Violencia Familiar y de Género y Penal Juvenil, Secretaría Penal Juvenil a cargo del Juez Andrés Peretti tuvo otra resolución que genera polémica sobre el joven, hoy de 20 años de apodo “Tano”, que posee denuncias por abuso sexual gravemente ultrajante, privación ilegítima de la libertad, exhibiciones obscenas agravadas y promoción a la corrupción de menores agravada.

El imputado recibió las primeras denuncias en agosto de 2019 por presunto abuso sexual intrafamiliar sobre dos primos menores de edad y meses atrás una nueva víctima, que no tiene relación familiar, hizo lo propio, causa que está dividida en dos partes. La menor de edad, por intermedio de su abogado Juan Alberione, en el mes de octubre pasado, solicitó la detención del acusado, pero la misma fue desestimada por el fiscal competente Oscar Gieco.

El segundo revés de la Justicia hacía el pedido de la víctima, tuvo resolución este miércoles 4 de noviembre; el Juez Andrés Peretti desestimó la restricción que solicitaron desde la parte, aduciendo que: “el Suscripto debe balancear los criterios descriptos con los irrenunciables principios consagrados constitucionalmente de inocencia, defensa en juicio y debido proceso de los que goza el imputado”.

Andrés Peretti, Juez de Menores.


La defensa de la niña menor de edad solicitaba la restricción al country “Aires del Golf”, al estar viviendo en casas lindantes, en respuesta a ello, el funcionario ordenó “la construcción de un muro y/o la instalación de una media sombra y/o similar en el inmueble donde pernocta el imputado que impida absolutamente el contacto visual con la víctima… es la que mejor compatibiliza la prohibición de contacto y acercamiento solicitada por la víctima”, expuso en la resolución a la que tuvo acceso DIARIO SAN FRANCISCO.

El abogado representante de la víctima habló con DSF: «La verdad no encuentro lógica en la decisión, considero absurda la decisión de la construcción de un muro ya que ello no resguarda a la víctima, lo que la afecta es la presencia del imputado en la vivienda contigua a la suya. En la valoración de los intereses en juego entre el resguardo de la víctima y el derecho del imputado de regresar a su hogar, debe prevalecer el interés de la víctima ya que el imputado reside en la ciudad de córdoba. Disponer una medida restrictiva de acceso a su hogar en San Francisco no implica un ataque contra la presunción de inocencia. Esa garantía, constitucionalmente resguardada, no mengua por el hecho de restringir el acceso al hogar ya que el imputado seguiría gozando de su libertad de locomoción. Lo que se pide es que en la valoración de intereses en juego se priorice la integridad de la víctima y no se sienta hostigada o amedrentada por la presencia de su agresor en la vivienda contigua. Por ello entiendo que la decisión fue desacertada y será motivo de apelación», expresó Alberione.

A la vez que explicó el abogado penalista: “Nosotros hicimos este pedido para que la víctima, menor de edad, esté tranquila en su domicilio, que sepa que en el ámbito de su casa y del barrio no se lo va a cruzar más. Que ella se pueda quedar, dentro de todo, tranquila sabiendo que no puede ir a su domicilio que está lindante al de ella. El 23 de septiembre pedimos la restricción y recién lo resolvió el Juez Andrés Peretti el 4 de noviembre, tuve que presentar un Pronto Despacho para que resuelvan porque no lo estaban haciendo, se había prolongado muchísimo el tiempo, no tendría que haber llegado al Pronto Despacho, pero lo hicimos porque nos cansamos de esperar. Ahora vamos a apelar esta resolución, a la Cámara de Menores, para que resuelvan”.


El imputado


De apodo “Tano”, tiene 20 años. Actualmente posee residencia en la ciudad de Córdoba, pero de manera continua visita a sus familiares en San Francisco. Posee graves acusaciones en su contra desde hace un año atrás por presunto abuso sexual intrafamiliar sobre dos primos menores de edad. En las últimas semanas una nueva víctima, que no es del vínculo familiar, se animó a contar hechos ante el Juzgado de Menores a cargo del juez Andrés Peretti que lo vinculan directamente.

En la causa, que está dividida en dos partes, ya han desestimado el pedido de detención y también negaron la restricción de ingreso al barrio cerrado de nuestra ciudad.

Se encuentra imputado por abuso sexual gravemente ultrajante por la duración en el tiempo, privación ilegítima de la libertad, exhibiciones obscenas agravadas por la edad de las víctimas y promoción a la corrupción de menores agravada por la edad de las víctimas, quienes tenían 5 y 8 años cuando ocurrieron los hechos.