Legislatura de Córdoba: en primera lectura, aprobaron el Presupuesto 2022

La Legislatura de Córdoba aprobó este miércoles en primera lectura la ley de Presupuesto 2022. El aval a la primera lectura fue posible gracias a los votos del bloque oficialista. La oposición rechazó la iniciativa del Poder Ejecutivo. La bancada de Juntos por el Cambio se expresó en forma dividida: un grupo de legisladores votó por la negativa y otro se abstuvo.

Si bien la sesión ordinaria estaba prevista para las 15.30, la asamblea legislativa se inició casi una hora más tarde. Previo a la toma de juramente como legisladora de Laura Villalba, quien ocupará la banca de Natalia de la Sota –presentó un pedido de licencia para asumir en Diputados– se dio comienzo al debate por las cálculos presupuestarios.

Para el ejercicio 2022, los ingresos totales de la Administración Pública No Financiera proyectados por el Gobierno provincial ascienden a $ 909.972 millones; en tanto que los gastos totales se estimaron en $ 900.564 millones. El plan de ingresos y egresos proyecta un resultado superavitario de $ 9.408 millones.

Sobre estos números, el legislador Leonardo Limia (de Hacemos por Córdoba y presidente de la Comisión de Economía) fue el encargado de abrir la defensa de las partidas a través de la descripción de tres ejes: justicia social, crecimiento sostenible y fortalecimiento institucional.

Previamente, realizó un análisis macro de la situación. Habló de las complicaciones “en materia sanitaria, por la pandemia, y económicos… con una inflación elevada, con inestabilidad, con mucha incertidumbre mundial y nacional”. Luego centró buena parte de su defensa en las obras que se proyectan para 2022. Es punto fue cuestionado, luego, por la oposición que planteo discrepancias respecto de las prioridades del oficialismo en la antesala de las elecciones de 2023.

Tras la explicación de los primeros tres ejes, Limia defendió la actualización del Inmobiliario Urbano. Recordó que tiene “iguales valuaciones respecto de 2020, con excepciones de sectores vulnerables”. Repasó que la suba promedio en las propiedades con valores inferiores a los 60 mil dólares asciende al 22 por ciento; para las de menos de 200 mil dólares, del 31 por ciento, con un tope del 49,5. Y apuntó luego al gasto en obra pública, con una inversión de $ 133.000 millones, lo que representa “el 17 por ciento del total neto de coparticipación a municipios”. En ese detalle hizo hincapié en un listado de obras viales como la construcción de la autovía Punilla-tramo comuna San Roque-Molinari.

Limia le sumó a la obra pública el incremento en partidas sociales, en planes de empleo, capacitación, políticas alimentarias y asistencia a mujeres, entre otros programas, con una previsión de gasto de $ 48.008 millones.

También apuntó a una inversión en un plan de seguridad que contempla la compra móviles, pecheras y nuevas cámaras de vigilancia ($ 2.810 millones), entre otras partidas presupuestarias.

EN CONTRA

La legisladora Patricia de Ferrari (Juntos por el Cambio) abrió las críticas desde la oposición, las que, en su mayoría, estuvieron fundadas en obras viales y en el vínculo con las elecciones de 2023; y la distribución de las partidas sociales. En esta bancada rechazaron el Presupuesto 2022 Ferrari, María Elisa Cafaratti, Daniela Gudiño y Juan Jure; mientras que el resto del bloque se abstuvo: Orlando Arduh, Darío Capitani, Alberto Ambrosio, Raúl Recalde y Silvia Paleo.

Desde el bloque Juntos UCR, Dante Rossi fue el encargado de dejar asentada la unidad de su sector en el rechazo al Presupuesto. Además, cuestionó la distribución de las partidas como “un plan platita” que mira los comicios de 2023. “Es casi un chiste que digan que quieren robustecer la justicia social y fortalecer las instituciones cuando la provincia tiene seis puntos más de pobreza”, dijo Rossi.

“Cuando vemos que la gente necesita salud, vivienda y educación y sólo hay un 17 por ciento para estos gastos en el presupuesto, cuando vemos que hay un crecimiento en el gasto público, pero para los municipios es menos plata, encontramos también que hay un déficit en lo social, en infraestructura… Vemos un Paicor con menos recursos de los que tenía… además de una deuda pública en dólares que lo que hace es dejar expuesta a la Provincia”, aseguró.

“No podemos convalidar algo que agobia a los bolsillos de los cordobeses”, sentenció.

“Tampoco hay diálogo político… el 90 por ciento de la deuda está en dólares, tienen que pedir disculpas… y plantean una obra pública que carece de empatía con los cordobeses”, aseguró.

María Rosa Marcone (Encuentro Vecinal) adelantó el rechazo de su sector y lo hizo en el inicio de su exposición con una frase en la que citó a Marco Cicerón, al asegurar que “no alcanza más que la desazón”. “Llevo ocho presupuestos analizados…. pero vemos un dibujo, con un presupuesto que no tiene un compromiso de trabajo”, se quejó.

Noel Argañaraz (del Frente de Izquierda y de los Trabajadores) fue una de las más duras en cuestionar al Gobierno provincial “por no escuchar que la gente tiene hambre”. “El presupuesto está en sintonía con el ajuste que pide el Fondo Monetario a nivel nacional, con variables proyectadas mentirosas, con una inflación del 33 por ciento, cuando los especialistas coinciden en un 48″, aseguró la legisladora.

También Luciana Echeverría (MST-Nueva Izquierda) calificó al presupuesto “como un dibujo”. “Nuestra deuda provincial se triplicó en los últimos años… y el año que viene vamos a deber más… aumentará de un plumazo con la proyección del dólar a un 52 por ciento… Y la plata que se prevé para pagar deuda, por ejemplo, es cuatro veces el presupuesto del Paicor”, dijo.

En la misma línea, la legisladora Cecilia Irazuzta (Coalición Cívica) rechazó el proyecto: “Luego de más de 20 años en el poder, Hacemos por Córdoba sigue ignorando en el presupuesto las necesidades de la provincia. Normaliza las falencias estructurales y edilicias del sistema educativo y sanitario. Del total de inversiones públicas, el 54 por ciento está destinada a obras viales, y sólo un 5 por ciento, a escuelas y un 6, a hospitales”.

También se expresaron en rechazo Gerardo Rosso (Encuentro Vecinal) y Marcelo Cossar (Juntos UCR). “Esto es una copia y pegue del presupuesto nacional… Arrancaron mal porque mandan una proyección macroeconómica que, el propio equipo que la elabora, sabe que no tiene nada que ver con lo que pasará en 2022”, dijo Cossar.

Arduh, que en esta instancia se abstuvo, planteó sus quejas sobre los tiempos y partidas para analizar. “Propongo que se simplifiquen las planillas presupuestarias para que cualquier ciudadano pueda comprenderlas y se sepa cómo se gastan los recursos… con anticipación que se tenga en cuenta a la oposición porque así el debate sería otro”, expresó.

A favor de las partidas 2022, se sumaron en ese orden Franco Miranda y Francisco Fortuna (Hacemos por Córdoba). “Nosotros vamos a cumplir con los programas de gobierno. Tenemos un gobernador que cumple y vamos a acompañar esta sanción”, cerró Fortuna, que preside el bloque oficialista.

Fuente: La Voz del Interior.