Deuda: Córdoba mejoró su propuesta y promete acortar los plazos de pago

El Gobierno de Córdoba presentó a última hora del viernes una nueva propuesta de deuda a sus acreedores, luego de fracasar en la primera ronda de conversaciones para renegociar tres de sus bonos emitidos bajo ley extranjera. Los vencimientos de capital de los tres bonos por reestructurar suman 1.685 millones de dólares, de los cuales casi la mitad es exigible en mayo de 2021.

En esta nueva oferta, mejora levemente las tasas, dispone que los pagos sean trimestrales y no semestrales, pero fundamentalmente acorta los plazos de amortización del capital. Es decir que pagará más plata en menos tiempo, aunque deja a salvo los años 2021 y 2022.

Esa gracia, según la Provincia, es innegociable.

La primera propuesta fue presentada el 11 de septiembre pasado y, en estos casi dos meses, no obtuvo las adhesiones necesarias para avanzar con la reestructuración.

Para evitar la acción de los “buitres”, es decir, el reclamo judicial de aquellos que no acepten, necesita el 66% de adhesión agregada (sumando los tres bonos) y un mínimo de 51% en cada serie.

Como hay cláusulas de acción colectivas (llamadas “antibuitre”), necesita ese umbral de adhesión, que hasta ahora no logró.

Ahora quedó contrarreloj: el 9 de diciembre vence un cupón de intereses por 25 millones de dólares del bono 2021, por lo que queda exactamente un mes para encauzar la negociación. Esta propuesta expira el 23 de noviembre a las 17, hora de Nueva York: vienen 15 días cruciales.

De no alcanzar consensos, es altamente probable que, por primera vez en su historia, Córdoba incumpla con el pago de ese cupón de intereses. Ni siquiera en 2001 dejó de pagar.

El propio gobernador Juan Schiaretti, pese a que reiteró en numerosas oportunidades que “Córdoba no defaultea”, es ahora uno de los convencidos en dar una señal dura a los mercados para lograr que a cambio le den más tiempo.

La respuesta que los acreedores le dan al equipo negociador de la deuda es que Córdoba tiene una situación macro mucho más solvente que el resto de las provincias del país y que, en consonancia con eso, debe hacer un esfuerzo mayor para cumplir con sus acreencias. En el Centro Cívico sostienen que no, que la situación macro golpea a todas por igual.

En general, a todos los estados federales se les está haciendo muy cuesta arribar encontrar consensos. Sólo pudo hacerlo Mendoza.

Al parecer –empujada incluso por el mismo Gobierno nacional, que promueve esta estrategia–, incumplir con el pago es una “señal” de que la soga aprieta en serio.

Una lectura en pos de eso podría encontrarse en la ciudad de Córdoba: entró en default el 27 de octubre, cuando incumplió con un pago de 5,6 millones de dólares de intereses que había vencido en septiembre.

La versión dos

Los bonos sometidos a reestructuración son los PDCAR 2021, PDCAR 2024 y PDCAR 2027, que hasta ahora la Provincia vino pagando con normalidad. Son bonos bullet; es decir, contemplan la amortización al 100% en su vencimiento.

En condiciones normales, los estados los refinancian con negociaciones de consenso pleno. Ahora, la Provincia no negocia: ofrece qué está dispuesta a pagar y del otro lado aceptan, o no.

El enorme problema es que rigen las cláusulas de cross default y de aceleración, es decir, que si Córdoba incumple en el pago de un servicio, los acreedores pueden dar por caídos los pagos de todo ese bono y hasta podrían reclamar el pago de todos los títulos sometidos a reestructuración. Conclusión: está obligada a hacer una propuesta atractiva para lograr que la mayoría de sus acreedores acepten el acuerdo.

¿Qué mejoró ahora? En esta versión dos, se mantiene el capital sin quitas y los intereses tienen una leve mejora: el pago original, semestral, era del 7,125% (el año 2024 pagaba 7,45%), se bajaba al 1% hasta 2022 y 5% desde 2023 hasta la cancelación. Ahora se ofrecen pagos trimestrales al 1,125% anual hasta 2022 y 5,125% desde 2023 hasta la cancelación. El valor presente neto, que en la versión anterior era del 69%, sube ahora al 70,5%.

La mejora más significativa está en que ofrece devolver el capital en mucho menos tiempo que lo que intentó en septiembre. Por caso, el bono de 2021, que es la espada de Damocles sobre Córdoba, se ofreció a pagarlo en seis años y ahora se propone hacerlo en tres y medio.

Originalmente, los 729 millones vencen en mayo de 2021. Córdoba propuso dos años de gracia y empezar a devolverlos a partir de 2023, con 73 millones de dólares; en 2024, 2025, 2026 y 2027 se pagarían 146 millones cada año y en 2028, 73 millones. Ahora, propone iniciar los pagos en septiembre de 2023 y terminarlos en diciembre de 2026: son 72,9 millones en 2023; 145,8 millones en 2024 y 255,15 millones en 2025 y en 2026, siempre en cuotas trimestrales.

El PODCAR 2024 exige un pago de 513 millones de dólares en 2024. En la primera oferta, Córdoba propuso prorratear ese vencimiento en cinco años, en cuotas semestrales que sumaban 103 millones por año entre 2025 y 2029, lo que implicaba un año de gracia. Ahora pide dos de gracia, pero cancelaría en dos años: desde septiembre de 2026 hasta septiembre de 2028, también en pagos trimestrales. Así, amortizaría 102 millones en 2026, y 205,2 millones en 2027 y 205,2 millones en 2028.

Para el título que vence en 2027, que exige 452 millones, en la primera ronda Córdoba ofreció empezar a pagar un año antes, en 2026, en cuotas semestrales de 90 millones de dólares por año, por desembolsar entre 2026 y 2030. En esta nueva versión no adelanta pagos: empieza en 2027, pero, en lugar de cancelar el capital en cinco años, ofrece hacerlo en menos de tres, entre agosto de 2027 y febrero de 2030.

La Provincia argumenta que dos años son los necesarios, mínimamente, para pensar en una recuperación pospandemia. Pero es evidente que ninguno de los vencimientos pesados quedará dentro de la gestión de Schiaretti, sino de quien lo suceda. Ese gran vencimiento de 729 millones del año que viene, su gran espada de Damocles, se reduciría a 73 millones en 2023. Siempre y cuando no tenga que hacer otra mejora en su oferta.

Fuente: La Voz del Interior. La Voz del Interior