Sociedad Argentina de Pediatría: «Es fundamental reanudar las clases presenciales»

En un extenso informe del que participan otras organizaciones vinculadas al tema desde el ámbito de la salud y del bienestar se sostiene que, con los cuidados pertinentes «es fundamental que las escuelas abran de la forma más segura y rápida posible para reanudar las clases presenciales. Para que las escuelas puedan abrir y permanecer abiertas, es importante adoptar e implementar de manera correcta y constante las medidas correspondientes para desacelerar la propagación del SARS-CoV-2, no solo dentro de la escuela sino también en la comunidad.»

«Esto significa que los estudiantes, sus familias, maestros, personal de la escuela y todos los miembros de la
comunidad en general tendrán que adoptar medidas para protegerse y proteger a otras personas en
los lugares donde viven, trabajan, aprenden y juegan»
.

El documento, basado en datos e investigaciones que incluyen las experiencias en otro países, abunda en información e indicadores respecto de los elementos a tener en cuenta en virtud de la necesidad de que los estudiantes vuelvan a las aulas y las posibles consecuencias de ello en términos de la pandemia.

Por otro lado, establece algunas recomendaciones para poder implementar en este proceso:

Distanciamiento social

* Se recomienda un distanciamiento mínimo de DOS METROS entre todos los actores involucrados. Esta distancia podrá reducirse a UN METRO Y MEDIO dentro del aula siempre y cuando se cumplan las medidas adicionales de uso permanente de tapabocas, lavado frecuente de manos o el uso de alcohol en gel, ventilación y desinfección adecuada de las
instalaciones.

* Evitar contacto físico de todo tipo como besos, abrazos, apretones de manos, puños, entre otros.

* Establecer protocolos o recomendaciones especiales para personas con discapacidad y sus acompañantes.

* Evitar reuniones de docentes u otros miembros de la comunidad educativa en espacios donde no pueda cumplirse el distanciamiento. Se deberán realizar en forma virtual.

* En los recreos los niños realizarán juegos con distanciamiento y se podrán realizar grupos de 4 o 5 niños a manera de burbuja, para poder detectar y aislar rápidamente en caso que uno de los niños sea positivo.

* No compartir mate, vajilla, útiles, ni otros utensilios personales.

Higiene de manos

Asegurar el acceso a lavamanos (agua, jabón y toallas de papel descartables), dispensadores de alcohol en gel antibacterial o alcohol líquido al 70%. Se deberá equipar a las escuelas de estos elementos fundamentales para cumplir correctamente con el lavado de manos.

Los momentos para la higiene de manos serán antes de salir de casa, al llegar a la escuela, antes y después de los recreos (si los hubiere, de acuerdo con el protocolo jurisdiccional), antes y después de comer, luego de haber tocado superficies públicas (mostradores, pasamanos, picaportes, barandas, entre otros), antes y después de ir al baño, antes y después de cambiar pañales (jardines maternales), después de toser, estornudar o limpiarse la nariz. Durante la estadía en la escuela se recomienda realizar lavado de manos idealmente cada NOVENTA (90) minutos.

Se debe considerar la provisión de kits de limpieza (frasco pulverizador para alcohol al 70% y papel para secado) disponibles en las aulas y oficinas administrativas para limpiar frecuentemente superficies de uso continuo (por ejemplo manijas, teclados, pupitres, control remoto, etc.).

Capacitación periódica sobre los procedimientos correctos para realizar una adecuada higiene de manos. Destinar al menos QUINCE (15) minutos semanales a repasar su importancia.

Higiene respiratoria

Se recomienda el uso de tapabocas durante todo el tiempo que dure la permanencia en la escuela (tanto para alumnos/as como para el personal docente y no docente). Debe explicarse su correcto uso cubriendo por completo la nariz, boca y mentón, y sus técnicas de limpieza (promover el lavado del barbijo casero con agua y jabón al menos una vez al día, y cambiarlo inmediatamente si se encuentra sucio o mojado).

El uso de tapabocas será obligatorio a partir del primer grado de escuela primaria, y se recomienda
comenzar el entrenamiento para su uso en nivel inicial.

Identificación y seguimiento del personal o alumnos/as en riesgo

Están exentas del deber de asistencia al lugar de trabajo las siguientes personas incluidas en los grupos de riesgo: mayores de 60 años de edad, excepto que sean consideradas “personal esencial para el adecuado funcionamiento del establecimiento”, embarazadas, personas con enfermedades respiratorias crónicas (enfermedad pulmonar obstructiva crónica -EPOC-, enfisema congénito, displasia broncopulmonar, bronquiectasias, fibrosis quística y asma severo), personas con enfermedades cardíacas, personas con inmunodeficiencias y estados de inmunodepresión, personas con diabetes, personas con insuficiencia renal crónica en diálisis o con expectativas de ingresar a diálisis en los siguientes seis meses, personas con enfermedad hepática avanzada y obesos mórbidos.

Los docentes que presenten estas condiciones podrán trabajar desde sus domicilios en forma virtual, colaborando con el trabajo de los docentes que asistan en forma presencial, o bien dictando clases en forma virtual a los niños que por ser parte de un grupo de alto riesgo no puedan asistir a clases.

No podrán ingresar personas que presenten síntomas compatibles con el COVID-19 o estén en aislamiento obligatorio debido al diagnóstico de éste, ni quienes tengan contacto estrecho con alguna persona con síntomas o diagnosticado.

Actuación para casos sospechosos y contactos estrechos.

Desarrollar actividades de identificación de potenciales casos mediante la medición de temperatura corporal, fomentar el autorreporte y la realización de cuestionarios sencillos para la detección de posibles síntomas previo al ingreso a la institución.

No permitir el ingreso a los establecimientos a personal o estudiantes que presenten los síntomas propios del COVID-19: cansancio, tos seca, pérdida de gusto u olfato, fiebre, cefalea, diarrea, entre otros.

Ante la identificación del personal o estudiantes con síntomas respiratorios o fiebre, dirigirlos al sector de aislamiento previamente identificado, contactar inmediatamente al Sistema de Emergencias de Salud local para su evaluación. Es muy importante recordar que debe notificarse toda sospecha de COVID-19 a la autoridad sanitaria local.

Transporte público y escolar

Según datos del Ministerio de Transporte de la Nación, aproximadamente el 25% del transporte público corresponde al desplazamiento relacionado con los establecimientos educativos.

Resulta fundamental escalonar adecuadamente los horarios de transporte de estudiantes, docentes y personal no docente de manera de separarlo de los picos relacionados con los del desplazamiento laboral (alternarse en días de la semana o semanalmente).

Organizar el horario de ingreso de la escuela secundaria, separándolo del horario de comienzo de la escuela primaria y, en parte, del pico relacionado con el transporte laboral.

En cuanto al transporte escolar, también deben mantenerse estrictas normas de seguridad, higiene y distanciamiento físico entre los pasajeros.

Nota del Editor: Se recomienda la lectura completa del PDF para su correcta interpretación y análisis.