martes 29 de septiembre 2020
San Francisco, Córdoba, Arg
  • T:18º
  • H:49º
Deportes - 4 marzo, 2017

Las razones de una nueva postergación del torneo de Primera de AFA

Futbolistas Argentinos Agremiados ratificó el paro de actividades para los profesionales. La AFA amenazó con que igual se jugaría, pero luego los clubes decidieron otra cosa.

En un nuevo episodio de la inagotable crisis del fútbol argentino, la AFA decidió anoche suspender la realización de la fecha del campeonato de Primera División prevista para este fin de semana.

La decisión de postergar la fecha 15 de Primera se dio ante la negativa de varios clubes de disputar los partidos programados sin sus futbolistas profesionales.

La decisión sobrevino luego de que Javier Medín, el vicepresidente de la Comisión Normalizadora, anunciara en la puerta de la AFA que la entidad acataba la conciliación obligatoria dispuesta por el Ministerio de Trabajo de la Nación y confirmaba la disputa de los partidos previstos para hoy, mañana y el lunes.

Inclusive, Medín había autorizado una dispensa del artículo 205 del Reglamento General de la AFA que obliga a los clubes a presentar al menos ocho futbolistas profesionales en cada partido de los campeonatos oficiales de Primera A, B Nacional y B Metropolitana. Pero ni siquiera esta licencia logró convencer a varios dirigentes importantes de echar mano a los jugadores juveniles para romper el paro de los profesionales.

A tal extremo que, pese a las amenazas de descuento de puntos y sanciones económicas que la AFA había difundido anteayer, equipos como River, Rosario Central, Newell’s, Defensa y Justicia, Sarmiento, Patronato y Atlético de Rafaela llegaron a considerar anoche declararse en rebeldía y no presentarse a jugar sus partidos oficiales de hoy y de mañana, lo que hubiera agravado la crisis hasta límites intolerables.

Marchi, inflexible: El Ministerio parece una dependencia de la AFA
La decisión fue el corolario de un día cargado de reuniones en el Ministerio de Trabajo y en la propia sede de la AFA, al cabo de las cuales no surgió ninguna pista que permitiera acercar las posiciones irreductibles.

Sergio Marchi, el secretario general del gremio de los jugadores, no acató la conciliación obligatoria dictada por el Gobierno nacional, volvió a rechazar el plan de pagos que AFA había presentado y se negó a levantar la medida de fuerza con el argumento de que Agremiados no había recibido ninguna propuesta económica.

Tampoco ablandó la cerrada postura negociadora de Marchi la amenaza que el presidente de Boca, Daniel Angelici, disparó ayer por la tarde en declaraciones a TyC Sports: “Si esta fecha no se juega, vamos a retirar la oferta del fondo solidario que hicimos a los clubes que más lo necesitan”. Así, se agravó más la situación.

La incertidumbre fue la nota dominante de la jornada de ayer. Y los equipos cordobeses no pudieron sustraerse a ella. Belgrano aguardó la evolución de los acontecimientos en un hotel del centro porteño y, luego de que la AFA confirmara la suspensión del juego pactado para anoche ante San Lorenzo, hizo una práctica liviana en un complejo deportivo del barrio del Abasto y por la noche volvió a Córdoba.

Talleres, a su vez, no perdió el tiempo e hizo viajar a sus profesionales a la Ciudad Autónoma para jugar hoy ante River un amistoso en el estadio Monumental.

Ante la inflexibilidad de Marchi y la necesidad de volver a poner en circulación la pelota, desde temprano algunos dirigentes analizaron la posibilidad de jugar los partidos de Primera con equipos juveniles, tal como lo decidieron hacer las tres divisiones del ascenso porteño (Primera B, C y D).

Orden

Inclusive, los presidentes de Racing (Víctor Blanco), Lanús (Nicolás Russo) y Huracán (Alejandro Nadur) les habían ordenado a los DT de sus inferiores preparar selectivos de cuarta, quinta y sexta división para asumir los compromisos previstos. “Si AFA sostiene la postura de que hay quita de puntos, 11 tenemos que poner. Es oficial ese comunicado. Algún e­qui­po tenemos que presentar”, dijo Russo para justificar esa postura que pretendió suscribir sin éxito la Comisión Normalizadora.

Pero el presidente de River, Rodolfo D’Onofrio, salió al cruce para oponerse a esa idea.

“Si la plata está, tenemos que empezar pero no con los juveniles. No puede ser que tengamos que parar por los clubes mal administrados. Algo hay que hacer para sancionarlos”, dijo el titular de River.

Por segundo fin de semana consecutivo, el fútbol argentino fracasa en el intento de poner en marcha su campeonato de Primera División. Con la pelota parada, con los profesionales en huelga y sin contrato vigente de televisión, la crisis día a día perfora su piso.

Y lo que es peor, no se advierte en lo inmediato a nadie con la fortaleza política y económica como para saltar por encima de las diferencias y detener una caída al vacío que nunca se imaginó tan a fondo, tan dramática.

Fuente: La Voz del Interior. La Voz del Interior