El 2021 cerró con la segunda mayor inflación de los últimos 30 años

El 2021 cerró con una inflación del 50,9%, la segunda tasa más elevada en los últimos 30 años.

En este periodo, el dato sólo se ve superado por el registrado en 2019, cuando al final del gobierno de Mauricio Macri y el arribo de Alberto Fernández a la Casa Rosada, el IPC Nacional marcó el récord de 53,8%.

Hay que remontarse hasta 1991 para encontrar un valor superior a estas dos tasas. Ese año, ya en la salida de la hiperinflación, el índice de precios al consumidor anotaba un 84%,

El 50,9% del año pasado se terminó de configurar con un incremento del 3,8% en diciembre, un rebote de 1,3 puntos respecto de noviembre.

El registro del mes pasado es, además, el cuarto dato mensual más alto del año, sólo superado por las elevadas tasas del primer cuatrimestre (el pico fue el mes de marzo, con un incremento del 4,8%).

La inflación del 2021 está muy lejos del 29% estipulado en el Presupuesto por el ministro de Economía, Martín Guzmán. De hecho, es un 75% más alta.

Pero no sólo esto, también es casi 6 puntos porcentuales más elevada que la pauta de inflación del 45,1% para 2021 que el propio Guzmán previó en septiembre cuando presentó el Presupuesto de 2022.

En perspectiva, la inflación de punta a punta de 2021 impacta, además, porque se produjo en un contexto de tarifas prácticamente sin aumentos (en especial en el Amba) y con el dólar oficial aumentando muy por debajo del avance de los precios.

Estas dos anclas inflacionarias no alcanzaron para compensar la inercia generada por la notable emisión monetaria a la que echó mano el Gobierno para atender la crisis sanitaria.

Incluso el freno al precio de venta de los combustibles, sin aumentos desde mayo, pudo contener la suba del costo de vida.

Tampoco fueron efectivos los diversos programas de control de precios lanzados (y repotenciados) a lo largo de todo el año.

“Un 3% de aumento en alimentos y bebidas, una inflación núcleo del 4,4% con tarifas y dólar planchados y casi 51% de inflación. Aparentemente los controles de precios no son la poderosa herramienta antiinflacionaria que nos fue prometida”, ironiza el economista de la UNC Juan Pablo Carranza.

QUÉ QUEDA PARA 2022

Retomando la perspectiva, en las últimas tres décadas la inflación anual promedio en Argentina fue del 18%, algo que el economista Nadin Argañaraz califica como “realmente preocupante para el desarrollo económico y social”.

Si se considera la distribución por rango en estos 30 años, se aprecia que en dos años la inflación fue mayor a 50%, en dos años estuvo entre el 40% y el 50%; y en tres años, entre el 30% y el 40%. “La inflación es un síntoma crónico del funcionamiento económico de nuestro país”, apunta el titular del Iaraf.

El problema también es a futuro. “Con esta inflación de 2021, el arrastre estadístico para el año 2022 en cuanto a inflación promedio es de 18,7%. Es decir, que la inflación seguirá en altos niveles durante este año, continuando las distorsiones que genera principalmente para los sectores sociales de menores ingresos”, explica Argañaraz.

En este escenario de dólar oficial y tarifas sin mayor movimiento y con el congelamiento de precios de la nafta y de algunos alimentos activo, el riesgo para 2022 es que la inflación inicie un proceso de mayor aceleración cuando esas anclas se empiecen a levantar (de hecho, el dólar ya avanza a una tasa mayor que en 2021).

A todo esto se suma un contexto macroeconómico desbalanceado desde lo fiscal y lo monetario y con una bifurcación cambiaria que ronda el 100%.

Según el Presupuesto 2022, la inflación de este año sería del 33%. Sin embargo, las consultoras que encuesta el Banco Central no opinan igual. En la última estimación del relevamiento de expectativas de mercado (REM) que elabora la autoridad monetaria los analistas proyectaron que la inflación minorista para 2022 se ubicaría en 54,8%.

EN DETALLE

En todo 2021, la inflación núcleo (que no abarca los servicios regulados y los bienes estacionales) acumuló una suba del 54,9%, según el Indec (IPC Nacional).

En diciembre, el rubro con mayor alza fue “restaurantes y hoteles” (5,9%), seguido por “bebidas alcohólicas” (5,4%). La suba de “alimentos y bebidas no alcohólicas” (4,3%) fue la de mayor incidencia en todas las regiones.

Las dos divisiones de menor aumento en diciembre fueron “educación” (1%) y “salud” (0,5%).

INFLACIÓN EN CÓRDOBA DE 2021

En Córdoba, la inflación de diciembre fue del 3,6% y la interanual del 49,87%

Fuente: La Voz del Interior.