Carne: a un año del cierre de las exportaciones, los precios siguen subiendo

En abril, llegó al 8,3% y fue uno de los productos que apuntaló el avance inflacionario. El contexto internacional y los esfuerzos del Gobierno para garantizar el consumo interno.


Los precios de la carne siguen con su firme tendencia alcista y en abril registraron saltos de hasta el 8,3%, que fueron determinantes para apuntalar el avance inflacionario. La situación no es nueva en la Argentina, pero incorporó desafíos ante el nuevo escenario global en el que los alimentos alcanzaron valores récord.

El Indec informó días atrás que la inflación de abril bajó, pero se mantuvo en niveles preocupantes: el Índice de Precios al Consumidor (IPC) avanzó otro 6% y acumuló una carrera interanual del 58%.

Una de las divisiones con mayor incidencia volvió a ser la de los alimentos, que tuvo una variación del 5,9%, y los valores de la carne fueron protagonistas centrales.

Los aumentos en los mostradores de las carnicerías vuelven a tomar fuerza al cumplirse un año de la medida de “emergencia” que implementó el gobierno nacional para tratar de revertirlos, y que consistió en un prolongado cierre de las exportaciones. Claro que ahora el problema se enmarca en un fenómeno inflacionario global, que se inició con la pospandemia del coronavirus y que profundizó por la guerra en Ucrania.

Los últimos números del Indec plasman esa situación al señalar que el segmento de carne y derivados registró en abril un salto del 8,3% en la región del Gran Buenos Aires (GBA). La suba fue apenas más moderada en otras regiones, pero no bajó del 5,8% (en el noroeste.

Los precios de la carne corren por delante del promedio de la inflación, en todo el país. Hasta abril registraron un salto interanual del 63,8% en el GBA; del 64,5%, en la región pampeana; del 61,6%, en el noreste; del 66,8%, en el noroeste; del 62,9% en la región de cuyo, y del 69,3% en la Patagonia.

El kilo de carne picada común, una de las referencias para el Indec, que en abril de 2021 se vendía a $411 ahora se ofrece por encima de los $ 691.

INTERNA Y RUIDO

Son números que aumentan el ruido en la interna del Gobierno nacional por las diferencias sobre el rumbo económico y las acciones para promover la recuperación del poder adquisitivo. La situación molesta además porque es de vieja data.

En uno de sus informes, el Centro de Economía Política (CEPA) recordó que en 2020 la carne registró subas por encima del “75%” y que la tendencia se mantuvo en el primer semestre del 2021, cuando el avance alcanzó el “35%”.

“Ante esta situación, el Gobierno nacional tomó una serie de medidas para frenar los incrementos generalizados en la cadena de valor. Estas medidas permitieron cortar la dinámica alcista entre julio y octubre, donde los precios retrocedieron 3%. Sin embargo, noviembre y diciembre, meses donde suele aumentar el consumo, mostraron nuevamente incrementos sensibles en el precio de la carne, promediando 11% y 10% respectivamente”, completó el CEPA.

CIERRE DE LAS EXPORTACIONES

Una de las principales acciones del Gobierno fue la de interrumpir la exportación de carne. La decisión se implementó el 20 de mayo del 2021, y el 22 de junio de ese año se anunció la rehabilitación de las ventas al exterior, pero con restricciones para los cortes y los volúmenes de envíos.

El último Informe Económico Mensual de la Cámara de la Industria y Comercio de Carnes y Derivados de la República Argentina (CICCRA) indicó que “en abril de 2022 el precio promedio de la hacienda en pie comercializada en el Mercado de Liniers subió 1,9% con relación a marzo y se ubicó en $ 239,88 por kilo vivo” y apuntó que “desde el comienzo de la última primavera, el aumento del precio promedio fue de 63,4% (a un ritmo equivalente de 6,3% mensual), tras el estancamiento observado en los seis meses previos (bloqueo temporario de las exportaciones de carne vacuna)”.

La apuesta del Gobierno nacional para tratar de revertir la situación se basa, por lo pronto, en el Plan Ganadero Nacional que terminó de definir el ministro de Agricultura, Ganadería y Pesca, Julián Domínguez, y que tiene como objetivo aumentar la producción de carne vacuna en 600.000 toneladas hacia 2030.

En paralelo, también la Casa Rosada advierte que sigue presente la posibilidad de revisar las exportaciones de aquellos frigoríficos que incumplan con el abastecimiento y los precios acordados en el programa Cortes Cuidado.

Las gestiones buscan aprovechar las oportunidades que reaparecieron en el frente externo sin afectar la oferta en el mercado doméstico. A saber, por el aumento de los precios internacionales, los ingresos por exportaciones de carne bovina crecieron 26% interanual en el primer trimestre y alcanzaron una facturación de U$S 779 millones, según las estadísticas del Consorcio de Exportadores de Carnes Argentinas (ABC).