Austin sobre las Pruebas Aprender: “¿Cómo es posible que la Argentina no sea capaz de hacer de esto la razón para construir un acuerdo de largo plazo?”

La dirigente radical y exdiputada nacional por Córdoba Brenda Austin señaló este martes que los resultados de las Pruebas Aprender 2021 ponen en evidencia que el Gobierno de Alberto Fernández “hizo poco para revertir el deterioro del sistema educativo durante dos años de pandemia” y preguntó: “¿Cómo es posible que la Argentina no sea capaz de hacer de esto la razón para construir un acuerdo de largo plazo?”


“Los datos confirman lo que dijimos hasta el cansancio. Vivimos una catástrofe generacional que está amputándole las herramientas para desenvolverse en su vida adulta. ¿Cómo es posible que la Argentina no sea capaz de hacer de esto la razón para construir un acuerdo de largo plazo?”, señaló Austin.

Y agregó: “Los datos nos tiran en la cara una realidad que muchas veces se busca esconder. ¿Qué hacemos para darnos cuenta entre todos que la llave para insertarnos en la era del conocimiento es la educación? ¿Qué estamos dispuestos a hacer para revertir el deterioro?”.

A través de un hilo de Twitter, la exsecretaria de Educación de la ciudad de Córdoba y exintegrante de la Comisión de Educación de la Cámara baja cuestionó que funcionarios nacionales responsabilicen por estos resultados de estas evaluaciones al Gobierno de Cambiemos y enumeró todas las iniciativas que se impulsaron en el Congreso durante la pandemia para mitigar los efectos de la cuarentena en la educación y que fueron desestimadas por el oficialismo.

“Como era de esperar los resultados son para llorar. El impacto de la pandemia acrecentó las brechas de desigualdades con las que convivíamos. La primera reacción del Gobierno es responsabilizar al Gobierno anterior (“Ah, pero Macri…”) Olvidan decir que durante dos años de pandemia hicieron poco para revertir el deterioro del sistema educativo. Los datos eran evidentes y no hicieron nada”, apuntó.

Mencionó, en este camino, las propuestas para impulsar un programa para atender la brecha digital, la declaración de la emergencia educativa para evitar el abandono y atender la pérdida de aprendizajes y el trabajo sobre un Pacto Educativo Intergeneracional, entre otros, que no fueron tratados.

“No era tan difícil anticiparse a lo que vendría. ¿Por qué no quisieron discutirlo? ¿Por qué no dieron quórum en las sesiones que pedimos? ¿Cómo ahora pueden sentirse con el derecho a señalar a alguien más que a uds mismos? (…) Todas estas iniciativas eran para prepararnos a lo evidente. La pandemia estaba generando una catástrofe generacional, impactando en todos los sectores, pero siendo demoledora con los niños y niñas más pobres. Hoy los datos le ponen número a eso”, indicó Austin.

Al repasarlos hizo énfasis en la profundización de la desigualdad entre escuela pública y privada en los últimos dos años, que -remarcó- “es una burla para el derecho a la educación” y destacó que, tanto en Lengua como en Matemática, el mayor impacto se produjo entre los sectores más pobres. En particular, el desempeño en Lengua “es dramático”, sostuvo Austin. “Más de 7 de cada 10 niños de nivel socioeconómico bajo por debajo de nivel satisfactorio, contra 4 de 10 de nivel medio y 2 de 10 nivel alto.  La escuela no está generando igualdad de oportunidades”, completó.