sábado 5 de diciembre 2020
San Francisco, Córdoba, Arg
  • T:22º
  • H:55º
Espectáculos - 24 octubre, 2020

Teatros en pandemia: qué se espera para la temporada de Carlos Paz

Las novedades difundidas por la asociación de empresarios teatrales del país, después de la reunión con autoridades de la provincia de Buenos Aires, expone la perspectiva que combina apertura y cuidados. Córdoba debe refrendar lo acordado a través de sus autoridades sanitarias.

Desde los primeros días de la pandemia, el amplio sector de las artes escénicas vislumbró un año laboral extremadamente difícil. A medida que el calendario se acercaba a una nueva temporada veraniega en las plazas más importantes del país, Córdoba y Mar del Plata, los empresarios nucleados en la Asociación argentina de empresarios teatrales y de música (Aadet) renovaron las esperanzas y aceleraron los tiempos de la negociación en vistas al regreso a las salas.

Ya en junio, Aadet y la Fundación Huésped compartieron una propuesta de protocolo para la reapertura de la actividad teatral y de música en vivo. El protocolo fue desarrollado por el equipo de infectólogos de Fundación Huésped, coordinado por la doctora Florencia Cahn y con la participación de doctor Pedro Cahn, junto al aporte y la contribución de integrantes de Aadet, productores y titulares de salas de todo el país.

El gremio de Actores pide una reapertura segura del sector teatral y en Buenos Aires buscan alternativas
En las últimas horas, hubo una movida en las redes sociales para que se abrieran los teatros, las autoridades de la provincia de Buenos Aires anunciaron la negativa y, luego de una reunión con Augusto Costa –titular de la cartera de Producción, Ciencia e Innovación Tecnológica de esa provincia– y Aadet, surgió la posibilidad cierta de una temporada, atípica, con cuidados y protocolos, pero temporada al fin.

El pasado jueves 22, un tuit de Carlos Rottemberg después de la reunión con las autoridades bonaerenses abrió el camino a las especulaciones sobre el verano teatral 2020/21. Se anunció que: 1. Las actividades teatrales y musicales se desarrollarán en espacios al aire libre, y en espacios culturales y salas teatrales que puedan cumplir con condiciones de ventilación adecuadas, bajo estrictos protocolos, aforos limitados y distanciamiento social. 2. El desarrollo de la actividad se llevará adelante y actualizará contemplando las condiciones epidemiológicas puntuales de cada uno de los centros turísticos. 3. Se facilitarán espacios privados y públicos adecuados para que las salas o los proyectos independientes que no estén en condiciones edilicias de funcionar puedan desarrollar sus propuestas artísticas.

El diálogo continuará a través de una mesa de trabajo técnica, conformada por los productores, sector independiente, artistas, trabajadores y trabajadoras de la cultura, los municipios y el Gobierno de la provincia de Buenos Aires.

Siempre con un ojo puesto en la curva epidemiológica, por estas horas se construyen consensos que incluyen a todo el sector de las artes escénicas, es decir, el teatro independiente, artistas, trabajadoras y trabajadores de espectáculos en vivo, para acordar el protocolo que garantice su funcionamiento. De esta manera, se pueden facilitar espacios tanto privados como públicos para aquellas salas que no estén en condiciones edilicias para funcionar con protocolo, para que puedan desarrollar sus puestas. Es la base de lo acordado en Buenos Aires, la base de una buena noticia para el sector.

Carlos Paz, a la espera

El empresario Pablo Sittoni fue consultado con respecto a cuántas variables están jugando para decidir si se abren las salas y, en ese caso, cómo, en Carlos Paz. El representante de Aadet en Córdoba dice: «Estamos trabajando con el intendente, el secretario de Cultura y el secretario de Turismo de Carlos Paz para tener una apertura lo más normal posible. Hoy sería una apertura al 50 por ciento del aforo de la sala, con distanciamiento de la gente, en el ingreso, con salida organizada, fila por fila, y uso de barbijo todo el tiempo. Los protocolos para quienes actúan han sido establecidos por la Asociación Argentina de Actores. Por ejemplo, no pueden besarse, salvo que actúe una pareja (Peter Alfonso y Paula Chávez). Si hacemos dos funciones, hay que distanciarlas bastante porque el ingreso es lento, la salida, más lenta, y hay que hacer una desinfección total de la sala y de los camarines entre funciones».

La clave está en la habilitación del turismo y la circulación de personas entre departamentos y provincias. «Es el punto fundamental. De lo contrario, no tiene sentido abrir los teatros. Con el público de Carlos Paz no llenamos los teatros. Estaba prevista una apertura en diciembre para toda la provincia y, a partir del 1° de enero, en todas las provincias para que permitan salir a su gente. Es un punto básico. Según las autoridades, eso va a pasar, es decir, la gente va a salir», señala el vocero de Aadet, que en junio presentó el protocolo de la asociación en Carlos Paz.

Sittoni es optimista cuando piensa en la posibilidad de controlar las distintas actividades. «En Carlos Paz, todavía no se abrieron excursiones y teatros. Las demás, incluidos restaurantes y hoteles, se han venido implementando. Se ha comprobado que los protocolos se cumplen en un 90 por ciento. Siempre hay una excepción y se han aplicado sanciones. Los problemas más graves que hemos tenido, como pasa en el mundo, son los eventos en las casas, las fiestas clandestinas. Son los que han producido la mayor cifra de contagios».

continúa: «Ellos, que son jóvenes, no se han infectado, pero han contagiado a sus allegados. Cuanto más reglamentada y controlada esté la actividad, va a haber más seguridad para todos. Hoy está complicado el uso de espacios comunes en los complejos de departamentos, los espacios comunes en los hoteles. Va a ser difícil que se habiliten. Por ejemplo, los desayunos en los hoteles está previsto que se sirvan en las habitaciones».

En el caso específico de los teatros, Sittoni recuerda que finalizaron la temporada en marzo. La mayoría tenía previsto volver el fin de semana largo y en Semana Santa, tal es la modalidad que ha ido adoptando la oferta de espectáculos en Carlos Paz. Pero no pudieron hacerlo por la pandemia. «Si nosotros no podemos trabajar en el verano de 2021, pasamos a 2022, es decir, casi dos años cerrados. Es una locura tener estos edificios que cuesta tanto mantener, que no pueden servir para otra cosa y con tanta gente que no puede trabajar, sobre todo gente joven», dice.

En cuanto a la movida en las redes, el miércoles 21 reunió a 206 productores de todo el país, una acción que permitió visibilizar el problema en gran escala.

«Están parados los servicios tercerizados, desde el motorhome, a servicios de iluminación y escenario. Es gente que no entró en ninguna ayuda del Gobierno. Hace siete meses que no trabajan, están sin ingresos. El plantel de los teatros cobra, pero la gran mayoría no», agrega Sittoni.

Sobre las ayudas económicas, los empresarios que tienen la empresa inscripta como sociedad jurídica están en trámite para préstamos con un año de gracia e intereses bajos, otorgados a las empresas de espectáculos a través del Banco Nación. «A nivel provincial, nada, ni saludos, lamentablemente. La Agencia Córdoba Cultura no existe, es agencia para las actividades propias del Estado. Debería ocuparse también de los privados, porque a la cultura la hacemos todos», concluye Pablo.

Según cada jurisdicción

En tanto Carlos Rottemberg, aclaró que cada jurisdicción sanitaria debe estar de acuerdo con las medidas implementadas en Buenos Aires.

Sobre este momento excepcional, señaló: «En cuatro décadas y media en esta profesión no me pasó nunca vivir una situación como esta. Me llena de contradicciones y me hace cambiar en el mismo día varias veces de estado de ánimo. Yo no soy así. Cuando uno tironea entre una enfermedad y la necesidad económica, termina ocurriendo aquello de ‘la sábana corta’, es decir, siempre destapamos algún lado. Me siento, incluso cuando hablo con los funcionarios, con la sábana corta».

Y agrega: «Llevamos un planteo de necesidad laboral real pero no podemos desconocer que estamos en pandemia. Como dijo Fernán Quirós (ministro de salud de Caba) en la otra reunión, esta conversación es coherente, pero no se olviden que como ministro, y esto no es un golpe bajo, estoy enterrando 50 muertos por día. Entonces, una de las cosas que comprobé es cuánto hablamos todos de lo que desconocemos, una vez más, y qué arteras son las críticas a lo que uno diga: me putean porque parece que propicio que se abra la actividad, y me putean porque parece que me olvido de una situación económica angustiante y no hago fuerza por abrir. Hay muy pocos que dicen que hay que centrar el discurso».

El empresario señaló, una vez más, que hay que poner ingenio y creatividad en los protocolos, sin desconocer la problemática mayor, que es el virus. «Mi único enemigo es el virus, ninguna persona, piense como piense. Pero también hay un sector que se quiere pelear con personas. Es muy contradictorio todo. Sufre más el que no se permite las contradicciones. Al principio, yo decía que estamos todos en el mismo bolillero. Podría usar golpes bajos y hacer escuchar lo que me dijo Hugo Arana el día antes de fallecer. Estaba muy bien y al día siguiente falleció porque tenía coronavirus», concluyó.

Incertidumbre y espera en Carlos Paz

Indefinición y desconcierto son palabras que flotan en el aire de Carlos Paz desde hace meses. El cierre de fronteras comunales, departamentales y nacionales significa la peor pesadilla, quizás nunca imaginada por los comerciantes y empresarios de una ciudad cuya vida económica se mueve casi exclusivamente al ritmo de la afluencia turística.

El silencio de las autoridades locales sobre la temporada tiene que ver con esa indefinición y con los enormes signos de pregunta que se plantearon tras el susto provocado por el anuncio del Gobierno de la Provincia de Buenos Aires de no habilitar las salas cerradas, decisión sobre la que luego se dio marcha atrás.

La cautela de las autoridades locales que ayer viernes decidieron no hablar con La Voz sobre el tema tiene que ver con que la expectativa está centrada en el avance de la pandemia en Córdoba y en que aguardan definiciones de la Provincia en este sentido.

«El teatro es el principal imán de atracción turística y el momento no es el más adecuado para hacer anuncios, menos antes de conocer las disposiciones de los gobiernos provincial y nacional», dijo un funcionario del municipio fuera de micrófono.

La incertidumbre se incrementa cuando se revisan los costos que tendrían las producciones teatrales en un contexto económico con un sinnúmero de escollos, entre los que se encuentra la imposibilidad de trabajar a teatro lleno, la novedad de la incidencia de los aires acondicionados en la transmisión del coronavirus, y conseguir un precio de las entradas que tenga en cuenta la crisis y, asimismo, permita al menos salvar los costos.

Si se mira hacia lo deportivo como espectáculo, Carlos Paz perdió ya un Rally Mundial y también el del año próximo, ya que los organizadores de la prueba eligieron a Chile para 2021. También se perdió la posibilidad de que se dispute la Liga Nacional de Básquet con su famosa burbuja.

Para esta época del año, en «la vieja normalidad», ya cada teatro había cerrado unos meses antes con alguna producción y arrancaban los preparativos de marquesinas, escenografías y reparaciones de salas, en una carrera febril para llegar a tiempo para los estrenos a mediados de diciembre.

Ahora, nada de eso sucede en Carlos Paz y sus calles desiertas los fines de semana sólo hacen crecer la incertidumbre.

Fuente: La Voz del Interior. La Voz del Interior