Sanfrancisqueño embajador en Qatar: futbolero y listo para el desafío del mundial

Guillermo Nicolás asumió recientemente en el cargo, cuando la principal cita deportiva mundial está a la vuelta de la esquina. En su cuenta de Twitter se declara hincha de Sportivo Belgrano.


Se sabe que para «un diplomático de carrera», llevar adelante tareas en Qatar serían «una función más» si es que este año no se desarrollara allí el Mundial de fútbol.

Ese es el camino y «el desafío» que encara el cordobés Guillermo Nicolás.

Recientemente designado como embajador argentino en la tierra de la Copa del Mundo, por estos días alista todos los detalles para instalarse en Doha.

«Allá lo central será la tarea consular, porque habrá un número muy importante de argentinos durante el Mundial, que aún no se estima cuántos. Habrá que estar preparado para brindar el apoyo, asesoramiento y servicios que necesiten. Sabemos que pueden ocurrir inconvenientes como la pérdida de documentación o problemas con autoridades locales», sentenció.

Las referencias, claro está, apuntan a que en tierras cataríes no se puede consumir alcohol en público, la homosexualidad es delito, las mujeres tienen derechos escasos y no es bien visto mostrar afecto en público.

Entrevistado por el programa Caravana Qatar, también confirmó que «habrá personal de refuerzo» en el país desde noviembre y que «tendremos una Casa argentina en Qatar, un punto de encuentro pero también de promoción del país».

Nacido en San Francisco, se recibió de Licenciado en Ciencias Políticas en la Universidad Católica de Córdoba y, tras especializarse en Medio Oriente, ingresó al Instituto del Servicio Exterior de la Nación hace 30 años.

Con pasado en distintos lugares de las embajadas de Turquía, Líbano e Irán, reconoce que hoy «la relación es muy buena con los países del Golfo, incluido Qatar, los cuales tienen independencias recientes».

Desde el año pasado, a su vez, está a cargo de la Dirección de África del Norte y Medio Oriente de la Subsecretaría de Política Exterior del Ministerio de Relaciones Exteriores, Comercio Internacional y Culto que encabeza Santiago Cafiero

Respecto a su labor, remarca que «las decisiones que tomé son cosas que se fueron dando y así se fue forjando mi carrera».

Y concluyó: «Es una carrera demandante, porque uno pasa mucho tiempo en el exterior. Pero también presenta estos desafíos, que ahora asumimos».