martes 29 de septiembre 2020
San Francisco, Córdoba, Arg
  • T:23º
  • H:49º
Internacionales - 5 agosto, 2020

November Rain: O la posibilidad de una elección altamente atípica en los Estados Unidos

OPINIÓN: Por Sebastián Rossa (*) – Twitter: @sebasrossa – Especial para Diario San Francisco

En 1991 la banda norteamericana Guns N´ Roses, mundialmente conocida por decenas de canciones que musicalizaron una época, lanzaba en los Estados Unidos el tema “November Rain”, con gran éxito por cierto dentro de su álbum “Use Your Illusion I”.

Para aquellos que ya hemos vivido algunos noviembres, sería disparatado en esa época pensar que, casi tres décadas después, el mundo estaría viviendo una de las peores pandemias registradas en su historia moderna. En realidad siendo más sincero, sería disparatado pensarlo apenas unos meses atrás, en el 2019.

No obstante, el COVID-19, o más coloquialmente Coronavirus, ha generado a escala planetaria una crisis sanitaria y económica casi sin precedente en prácticamente cada rincón de nuestro globo, con millones de infectados, miles de muertos y la caída de casi todas las economías del mundo.

Este contexto, la principal economía del mundo, Estados Unidos, no es ajena de la situación y está sufriendo un embate sanitario y económico que ha puesto a temblar a este otrora gigante cuasi monopólico en la política internacional, siendo el país más afectado por el virus con más de cuatro millones de contagiados y más de ciento cincuenta mil muertos en su haber, junto a un alza record del desempleo y un terremoto financiero con bajas en sus principales bolsas, un debilitamiento del dólar, grandes emisiones de moneda y la caída del 32,9% de su economía en el segundo semestre de 2020, aún habiendo sido contrario a la implementación de una cuarentena estricta para sostener la economía de este país.

Queda claro que la situación de los EEUU dista de ser sencilla en este momento, más aún si se suma el hecho de que, como durante prácticamente toda su historia constitucional, el primer martes de la primera semana completa de Noviembre, deberá elegir o reelegir a su presidente.

Y como no podría ser de otra manera, las declaraciones del presidente Trump, que podríamos tildar de “atípico”, generó un vendaval político al declarar, a través de su canal de comunicación por antonomasia, Twitter, que propone aplazar las elecciones por la situación que vive Estados Unidos hoy.

Esta propuesta viene a contrariar la realizada por parte del arco político, principalmente el partido Demócrata, de realizar la votación vía correo, en un contexto en donde el candidato de ese partido, Joe Biden, ex vicepresidente de Obama, aventaja a Trump en un promedio de 8 puntos, de acuerdos a las últimas encuestas. El mismo presidente se encargó de manifestar que, de utilizarse este tipo de mecanismos, las elecciones sería, en sus palabras “imprecisas y fraudulentas”, siendo una vergüenza para los Estados Unidos.

En base a estas declaraciones, no sólo gran parte del establishment político alzó sus voces en contra de esta idea, incluso desde dentro del Partido Republicano, al cual representa el presidente Trump, pero con el cual siempre ha tenido una tensa relación, sino también los mercados financieros han acusado sus dichos como un duro golpe tanto en su aspecto bursátil, como en el debilitamiento casi histórico del dólar a nivel global.

Para sumar a esta mix que hoy vive la principal potencia mundial, la misma, desde la crisis de 2008 ha tenido serios problemas para que su economía crezca de manera sostenida y pueda generar empleo de calidad, más aún en un entorno internacional que ha visto como los últimos años, la rivalidad entre EEUU y China, su principal competidor, ha crecido hasta llegar a plantearse una “guerra comercial”, con alza de medidas proteccionistas, acusaciones cruzadas (recordemos la situación de Huawei y actualmente Tick Tock, entre otras) y un incremento en la tensión diplomática (con un fuerte componente comercial) entre los dos gigantes globales.

En resumidas cuentas, la situación que hoy vive Trump, en todos los frentes dista mucho de ser sencilla y ha hecho mella en su popularidad, aún en parte de los estados en donde había obtenido un fuerte apoyo en 2016, rememorando su victoria en el centro del país (y su derrota en las costas), en esa recordada elección contra Hillary Clinton.

Nos resta esperar a que lleguen las frías lluvias de Noviembre, como diría en los ´90 Axel Rose, para poder vivir el desenlace de este culebrón que recién comienza y saber quien manejará los designios de la potencia Norteamericana y sin lugar a dudas de parte del globo, en un año que quedará por sus particularidades en los libros de historia.

(*) Licenciado en Relaciones Internacionales. Master en Economía Internacional