lunes 29 de noviembre 2021
San Francisco, Córdoba, Arg
  • T:25º
  • H:49º
Locales - 21 noviembre, 2021

«Era sacarnos el traje, mirarnos y decir todo esto va a pasar, vamos a estar bien»

Hoy se celebra en Argentina el Día de la Enfermería. Diario San Francisco dialogó con Cecilia Villanueva, enfermera del Hospital Iturraspe, sobre el amor por su profesión, el sueño de trabajar en el nosocomio de nuestra ciudad y los duros tiempos vividos por todo el personal de la salud durante la pandemia. MIRA

Este domingo 21 de noviembre se celebra en Argentina el día nacional de la Enfermería. Si bien internacionalmente  se festeja el 12 de mayo, en nuestro país se conmemora esta fecha ya que se recuerda la fundación de la Federación de Asociaciones de Profesionales Católicas de Enfermería, en 1953.

Además, la fecha fue establecida por el Ministerio de Salud de la Nación, porque coincide con la celebración de Nuestra Señora de los Remedios, que es la patrona de dicha profesión.

Durante los últimos casi dos años, todo el sector de salud, no solo de Argentina sino también del mundo, pasó a tener un rol aún más fundamental e importante del que ya detentaban. La llegada de la pandemia ocasionada por el COVID-19 los colocó en “la primera línea” en la lucha contra la nueva enfermedad. Incluso muchos profesionales del área perdieron la vida por el coronavirus.

Cecilia Villanueva, es enfermera y dialogó con DSF sobre su profesión y todo lo que tuvo que vivir durante este año y medio de pandemia. “Trabajo en el Hospital Iturraspe desde hace 1 año y 3 meses, anteriormente trabajaba en la Clínica Regional del Este”, comenzó relatando.

Consultada sobre porque había elegido esta carrera, señaló: “esta carrera la estudie porque dentro del ámbito de la salud, los profesionales de Enfermería constituyen un lugar muy importante en lo que respecta a la recuperación y cuidados de los pacientes. Esta profesión brinda también recompensas humanísticas, gracias a que es una vocación de servicio. Además, la profesión tiene una demanda muy alta de trabajo, por lo que otra de las ventajas tiene que ver la salida laboral”.

“La enfermería representa muchas cosas para mi.  Sobre todo, representa el amor, cuidado, estar y ponerse en lugar del otro.  A veces es un tanto difícil el despedir a alguien, hace mal, pero sabemos que es parte de la vida. Sabes que tenés que seguir por los demás pacientes que necesitan de vos, y cuando ves que se recuperan después de meses internados, y se van y te dicen gracias por todo, ahí vas recompensando, ¡y te pone feliz!  Para mí es todo lo que está bien”, indicó sobre lo que significa la enfermería en su vida.

La pandemia y un gran cambio

“Mi trabajo durante la pandemia, fue agitado, agotador, pero siempre al igual que mis compañeros seguíamos sin parar, a veces no podíamos tomar un vaso de agua o simplemente ir al baño en las 8 horas de trabajo por la demanda de trabajo que había. Era correr todo el turno de acá para allá, fue difícil, muy difícil. Pero siempre se hizo lo que mejor se pudo” reflexionó Cecilia sobre su labor en tiempos de COVID-19.

Dialogando sobre las capacitaciones y los nuevos procesos que tuvieron que desarrollar a hacer para afrontar la pandemia, Villanueva dijo: “tuve que aprender a manejar respiradores, bombas de medicación, como se manejaba un paciente crítico. Si bien uno lo estudia, en enfermería no hay nada como la práctica. Y yo agradezco haber pasado esos tiempos de mucho trabajo junto a mis compañeros, aprendí mucho de ellos, y siempre tuvieron la predisposición de responder a mis dudas o preguntas cuando necesitaba algo. Un trabajo de equipo que es lo más. Siempre estaré agradecida. El apoyo que nos dábamos entre compañeros cuando nos sacábamos el traje. Era mirarnos y decir todo esto va a pasar, vamos a estar bien”.

Cecilia remarcó que se hizo mucho hincapié en la capacitación sobre cómo cambiarse antes de entrar a trabajar al área COVID-19: “es un procedimiento para poder colocarlo (sobre el traje de protección). Se coloca de una manera y se saca de otra. Teníamos varios espejos que eran donde nos mirábamos para que nada quedara libre y pudiéramos contaminarnos”.

“Mi trabajo es lo que más me gusta hacer, amo mi trabajo, cada día voy muy contenta, además me siento muy cómoda en mi lugar de trabajo. Y sobre todo es un sueño hecho realidad estar trabajando en el Hospital Iturraspe, porque siempre pensé que iba a poder trabajar allí cuando sea más grande. Asique para mí, mi sueño ya se cumplió. Y sobre todo agradecer a mis hijos y mi marido por tanto aguante de tantas horas trabajadas, siempre”, finalizó.