jueves 21 de octubre 2021
San Francisco, Córdoba, Arg
  • T:16º
  • H:43º
Locales - 29 agosto, 2021

Lavado de vehículos a domicilio: una nueva forma de ser emprendedor

Es muy común en estos días observar a muchas personas en la ciudad que realizan esta actividad. DSF dialogó con Luciano Martini, quien hace este trabajo desde hace 3 años. El proyecto que se gestó en una plaza conversando con un amigo y que hoy le permite proyectar y soñar con nuevos desafíos. MIRA:

Existe en la ciudad una actividad que está tomando cada vez más fuerza y sumando más oferentes, y es el lavado de vehículos a domicilio. Algunas de las personas que realizan este trabajo, lo hacen como una manera de buscarle una salida a la falta de empleo o a la compleja situación económica que se vive, y otros lo enfrentan como un emprendimiento.

En este último grupo se encuentra Luciano Martini, un joven de 22 años de la ciudad que decidió seguir adelante con su propio emprendimiento y desde hace más de tres años realiza este trabajo.

Sobre la manera en la que surgió la idea de lavar vehículos a domicilio, Luciano contó: “fue una tarde que con un amigo estábamos en la plaza Vélez Sarsfield tomando una coca y de la nada surgió la pregunta, ¿qué podemos hacer para tener algo de plata para nuestros gastos y de paso no estar sin hacer nada? Y la uno de los dos dijo ¿por qué no lavamos autos en las casas?”.

“Empezamos a tirar ideas de cómo arrancar y que teníamos para hacerlo, ya que no teníamos nada. Entonces él se acordó que su padrastro tenía una hidrolavadora y la aspiradora también apareció de la nada, todo pidiendo prestado. Ese sábado mismo estábamos lavando. Todo era más como hobby que otra cosa, pero poco a poco se iría transformando en lo que hoy es”, continuó relatando Martini.

Ahora el emprendimiento lo lleva a cabo solamente él, y con respecto a esto indicó: “después de tantas idas y vueltas empecé a hacerlo solo ya que mi amigo estudiaba y trabajaba en un local. Hoy, en algún que otro día cargado, lo llamo para lavar y nos reímos de las anécdotas de aquel día que surgió esa idea y de cómo superó nuestras expectativas”.

Consultado sobre la cantidad de clientes que tiene, expresó: “la verdad hoy es una locura lo que está pasando, porque hay días que tengo que decir que no llego y pasar para el otro día los lavados. Todo esto fue en base a muchas cosas: lavar bien principalmente, hacer publicidad en las redes y, algo que sin dudas es importante, el boca a boca, la gente que te recomienda”.

En cuanto a la manera en la que transporta los elementos necesarios para realizar el lavado señaló: “la verdad que eso a lo largo del tiempo lo he ido modificando, al principio llevaba todo así como podía, hoy ya tengo mi carrito y llevo todo de una manera cómoda”.

“La gente la verdad que me motiva a seguir creciendo, diciéndome que es cómodo no tener que llevar el auto y esperar. La gente hoy busca comodidad y si encima a eso le sumas llevar todos los elementos es un golazo”, siguió comentando.

“Algo que me gustaría recalcar es que mil veces no tuve la convicción de que funcionara este emprendimiento y dejé por un tiempo cuando entré a trabajar a una empresa metalúrgica. Ese paso por la fábrica me hizo dar cuenta que no era feliz y que debía volver a hacer lo que me gustaba, que era lavar autos”, reflexionó Luciano.

“Hoy sinceramente estoy inmensamente feliz de lo que hago, con millones de proyectos que se van a venir, porque esto recién comienza, y nunca perdiendo esa mentalidad de disfrutar lo que hago”, enfatizó el joven emprendedor.

Para finalizar, Luciano dedicó unas palabras para otros jóvenes: “lo último que quisiera decir es motivar a aquellos jóvenes que no saben que estudiar y buscan la salida rápida de una empresa, que no digo que sea malo, sino que la gran mayoría lo hace por salida rápida y no por pasión. Y es triste que como jóvenes pasemos la vida trabajando de lo que no nos gusta sabiendo los millones de posibilidades que hay si buscas incansablemente. Por eso quería motivarlos a que no esperen que algo les caiga del cielo, que piensen algo que les guste hacer y si de eso a la larga podés ganarte la vida creo que te sacaste la lotería. Pero bueno obvio que hay millones de obstáculos, trabas y momentos flojos donde tenés que confiar más que nunca. Mi lema de todos los días es: los buenos días nos dan felicidad; los malos, experiencia”.