La historia del monumento a San Martín en el Centro Cívico

José de San Martín fue un militar, político y uno de los libertadores de América. En nuestro país es reconocido como el padre de la patria y uno de los próceres más simbólicos. Por eso mismo es que cada ciudad tiene un monumento en su memoria, tal es el caso de San Francisco. DSF te cuenta la historia de esa obra.

El monumento en homenaje al general José de San Martín, erigido en la Plaza Cívica, que lleva el nombre del prócer, fue inaugurado el 26 de agosto de 1962, con un acto muy grande y con un desfile de fuerzas militares procedentes de todo el país.

Arturo Bienedell del “Museo histórico y Archivo Gráfico” de nuestra ciudad expresó que “el origen del monumento puede buscarse varios años antes, cuando distintas personas e instituciones pidieron que se haga un monumento en homenaje al general José de San Martín. Antes de la existencia de este monumento, en los actos oficiales se colocaba un busto del general San Martín, sobre una base y allí se le rendían los homenajes”.


 


Agregó que “cuando desde 1960 se comenzó a planificar el Centro Cívico de San Francisco, se decidió colocar en la misma un monumento al general San Martín. Varios años antes, se había cambiado el nombre de las avenidas Cervantes (al sur) y Alighieri (al norte) y se les dio el nombre de Avenida del Libertador San Martín Norte y Sur”.

Para la erección del monumento se formó una comisión municipal, integrada por vecinos que trabajaron para su compra e instalación. El monumento ecuestre del general San Martín, es réplica de una obra del escultor francés Louis Joseph Daumas, y fue diseñada en 1862. El mismo modelo se puede ver en muchas ciudades del país y también en el exterior.

La base del monumento, de granito, lleva leyendas con la fecha de nacimiento y muerte del general San Martín y su frase: “Vivir se debe la vida de tal suerte, que viva permanezca en la muerte”. Este año se cumplen 58 años de su inauguración.