En la segunda jornada del juicio a Gette pasaron seis nuevos testigos

Este viernes se llevó a cabo en los Tribunales de nuestra ciudad la segunda audiencia del juicio que busca resolver el caso del homicidio del Doctor Daniel Casermeiro. Declararon seis testigos nuevos. El martes se daría el veredicto.


La segunda jornada del juicio que tiene como único imputado y detenido a Gerardo Gette tuvo sus condimentos. Los seis nuevos testigos aportaron pequeños datos más para que tanto los jueces de Cámara como los jurados populares vayan sumando en vísperas del veredicto final.

El testimonio más importante de este segundo día fue sin lugar a dudas el de Diego Rodríguez, Comisario Inspector de la Policía de Córdoba, quien era jefe de zona en la época de la desaparición y muerte de Casermeiro.

El policía confirmó lo dicho en la primera jornada por los policías Sergio Debonis y Fernando Daniele, en cuanto a la investigación, las vistas de las cámaras y los movimientos de los teléfonos del imputado y la víctima. Contó que había desesperación por encontrarlo al Doctor Casermeiro. Además aportó que él escuchó un audio de la misma mañana de la desaparición donde el Doctor le pedía de manera ofuscada dinero a Gette, en términos de “necesito ese dinero”. También confirmó que en los últimos seis meses antes de la muerte hubo 243 llamados entre los dos protagonistas en cuestión. Otro de los datos que dejó fue que el detenido le envió dos audios alrededor de las 19 horas a Casermeiro el día 19 de diciembre. Por último en su declaración dejó entrever que el viaje del hijo a San Juan con la camioneta estaba programado de hace muchos días.

El segundo testigo fue Damián Terraf, amigo de Daniel Casermeiro. Manifestó que lo asesoraba en negocios al doctor, ya que a Casermeiro le gustaba mucho hacer negocios. También dijo que la víctima tenía mucha confianza con las personas. Expresó saber de un problema que tuvo el doctor con una persona de apellido Ponce por la venta de un campo y con otra llamada Claudia Pezoa por una deuda. A su adujo conocer de una relación amorosa de la víctima con un persona casada de Suardi y que por eso años anteriores había tenido una amenaza del marido de la misma.

El tercer testigo fue Juan José Careglio, primo de Gerardo Gette e instructor de tiro. Contó que nunca le enseño usar un arma a su pariente pero sí que años anteriores le había dado un arma vieja calibre 22 largo, pero que no podía precisar si estaba en condiciones de uso. El arma no estaba registrada y se la dio a Gette con la condición de que haga el registro, cosa que nunca sucedió.

Lucas Fenoglio, ex cuñado de Gette fue el cuarto testimonio. Contó que tuvo una sociedad con Gette hasta el 2009 de servicios agrícolas. Que la misma se disolvió por problemas de deudas que había ocasionado su ex cuñado, quien era el que administraba la parte económica de la sociedad. También argumentó que la separación Gette se quedó con el terreno de la balanza y que después nunca supo más nada.

El quinto testigo fue Marisa Macello, quien adujo ser amiga de Casermeiro. También expuso que vivía en una propiedad a nombre del doctor. Que sabía de la vinculación de Casermeiro con Gette pero que nunca lo había visto al acusado. Dijo que en el último mes antes de la desaparición sabía que habían aumentado las frecuencias de los llamados entre ellos dos. Expresó que en el último tiempo al Doctor se lo vio muy eufórico y que no era una persona fácil de engañar.

Por último Guillermo Comba, amigo de Gette y oriundo de María Juana, fue quien dio testimonio. Dijo que habló con Casermeiro dos veces por temas inmobiliarios. Que Gette le había pedido poner un lote a su nombre y que en el 2019 se anulara ese pedido. Contó que esto se lo había pedido por una deuda que tenía en su momento el imputado.

Quedarán para el día lunes cuatro testimonios más y se espera que el martes esté la lectura de los alegatos tanto de la fiscalía a cargo de la fiscal Consuelo Aliaga y del abogado defensor Héctor Flores. Además ese mismo día estaría la sentencia.