El Colegio Superior «San Martín», eje de un interesante proyecto de abordaje de situaciones problemáticas  

El Colegio Superior «San Martín» de San Francisco fue el centro de desarrollo de un proyecto para el abordaje de situaciones problemáticas desde la perspectiva de la Logoterapia. Desde 2019 se trabaja con toda la comunidad educativa para desarrollar habilidades que permitan afrontar y superar situaciones difíciles como la deserción escolar, adicciones, o el crecimiento de la violencia.  


Se trata de un proyecto impulsado en 2018 por las Profesoras y Licenciadas en Psicopedagogía Nanci Copes y Myriam Cardozo y ejecutado en el centro educativo de nuestra ciudad, dirigido por profesora y Directora del Colegio Silvana Romagnoli, con el apoyo de una beca de la Fundación Nicolás Losano. Fue una iniciativa que tuvo que superar diversos obstáculos, a pesar de los cuales pudo ejecutarse, y que cumplió una nueva etapa hace unas semanas con la capacitación de Nanci Copes en Colombia, realizando la «Formación Internacional en Psicoterapia de Orientación Logoterapéutica», y el Post-Grado Online de la «Sociedad para el Avance de la Psicoterapia Centrada en el Sentido» (SAPS), que tuvo como director al Dr. Efrén Martínez y al Dr. Juan Pablo Díaz del Castillo como formador.  

Esta iniciativa contempló en primer lugar la visita a nuestra ciudad del Dr. Díaz del Castillo quien desarrolló durante tres días talleres intensivos para docentes en el Colegio Superior «San Martín» en mayo del 2019.  

Luego, el proyecto siguió desarrollándose con encuentros virtuales, el posgrado online de las profesionales, y el trabajo con docentes y la comunidad educativa del colegio sanfrancisqueño en el contexto de pandemia. En mayo de 2021 la triste noticia del fallecimiento de Myriam Cardozo fue un duro golpe para todos, pero el deseo de seguir adelante con lo planteado en el proyecto impulsado permitió no detener las acciones y el trabajo en el Colegio «San Martín», donde hoy ya se puede ver el impacto de lo realizado.  

«Ayudar a los jóvenes»  

«Nuestro proyecto surgió allá por los años 2016 y 2017, lo empezamos a pensar con Myriam Cardozo. Nuestra idea era pensar desde qué lugar podíamos ayudar a que los jóvenes no abandonaran la escuela. Y empezamos a pensar en que nosotras no íbamos a poder hacer solas este proyecto, entonces teníamos que formar agentes multiplicadores que colaboren en el proyecto de pensar en esto de evitar la deserción escolar», explicó la Licenciada Copes.  

Después añadió: «Comenzamos a tener contacto con gente de Colombia, también de Argentina, que se estaba capacitando y estaba formando en Logoterapia, pero en Colombia había una sede muy bien armada, que a su vez dependía de la sede de Viena, Austria, en donde la Logoterapia fundada por Víctor Frankl estaba ya consolidada como escuela de la psicología, y sus aportes a distintos ámbitos de la salud y de la educación. Entonces nosotras, trabajando en el ámbito de salud y también de educación, gestionamos este proyecto, lo presentamos y fue aprobado y obtuvo la beca de la Fundación Losano, y propusimos a varias instituciones dentro de las cuales quedó el Colegio San Martín. En 2019 comenzamos con la capacitación tanto en Colombia como aquí, con la capacitación con los docentes y padres de la institución».  

«Desde Colombia comenzamos la capacitación con carácter de formación internacional en logoterapia y análisis existencial. Es una formación de tres años, todo un desafío, y apoyaba la capacitación el Doctor Juan Pablo Díaz del Castillo, psicólogo logoterapeuta colombiano, junto con la sociedad a la que él pertenece, la Sociedad para el Avance de la Psicoterapia centrada en el Sentido (SAPS). Empezamos vía zoom todos los meses, o dos veces por mes, con compañeros de Latinoamérica, a formarnos en logoterapia, y a su vez comenzamos los talleres en la institución. Esto fue en 2019, y no teníamos ni la remota idea que venía una pandemia, nunca se nos ocurrió pensar en lo que nos iba a pasar y en cómo nos iba a atravesar esta situación», dijo la Psicopedagoga.  

La Licenciada expresó además que «arrancamos la capacitación hablando de estos temas, del sentido, de cómo afrontar las situaciones de angustia, de ansiedad, con los estudiantes, con los jóvenes, cómo afrontar los diferentes desafíos que en la institución educativa los docentes viven cada día, y estos talleres que empezamos con docentes y con padres en 2019, no sabíamos que eran tan pertinentes para lo que se venía. Juan Pablo vino tres días a San Francisco, nosotros estuvimos con la colaboración de Él tres días a todo terreno, trabajando todos los docentes con mucha participación, y fue un puntapié inicial muy válido muy valioso, algo muy virtuoso, que la Fundación Losano nos permitió hacer».  

«En 2019 fuimos muy bien con el proyecto, en 2020 continuamos, porque seguimos trabajando a pesar de la pandemia con encuentros con el grupo de estudiantes que estaban en el Centro de Estudiantes, y en 2021 tuvimos un comienzo con un taller hermoso para los docentes, con mucha convocatoria, y es ahí que Myriam se enferma y falleció. En ese momento quedamos como en suspenso, hasta que retomamos todo el año pasado, a fin de año, y este año. Acá estamos, con todo el proyecto en marcha. Este es un colegio muy grande, hay docentes que están en la planta funcional permanente y a ellos les llega mejor todo esto, y estos son los docentes que ofician de multiplicadores».  

Las estrategias trabajadas  

Nanci Copes explicó que «lo que básicamente uno trabaja con los docentes son estrategias de afrontamiento, que parten del hecho de la autocomprensión, o sea, toda persona tiene que partir de distintas estrategias para autocomprenderse, autoconocerse, y luego poder autorregularse, porque lo que le cuesta mucho a los jóvenes es poder autorregular sus emociones, su comportamiento frente a los desafíos que cada día la sociedad nos plantea. Estamos en una sociedad muy competitiva, a veces muy violenta, impulsiva, ansiosa, donde hay mucha angustia, que significa que el ser humano se va ‘angostando’ cada vez más y no puede resolver esto que le pasa día a día, entonces aparecen distintos modos de resolverlo que no son las vías sanas».  

«Esto fue lo que fuimos trabajando en distintos talleres con los docentes. A través de Silvana, tuve un taller, una experiencia de encuentro con los docentes que fue muy productiva. Los docentes lo valoran muchísimo, es algo que uno siente que le aportó, en primer lugar, a nivel personal, porque los cambios tienen que partir de uno mismo para poder entregarse al otro», dijo la Licenciada en Psicopedagogía.  

Y agregó: «Cuando trabajamos tuvimos la participación de muchos docentes, coordinadores de curso, personal de gabinete, personal de Secretaría, de Preceptoría, que estuvieron siempre durante las horas que duraban los talleres, es decir, le dedicaron mucho tiempo y preparación, con mucha energía, y se dieron muchísimas actividades. Y para este año directamente armé un cuadernillo de actividades que se llevó a cabo en todo el colegio, para trabajar estos procesos de estrategias de afrontamiento, pasando desde la autocomprensión, la autorregulación, y después la autoproyección, cómo me veo en el futuro. Cuando vos podés proyectar en el futuro surge esa necesidad de no abandonarte en el camino y poder pensar en hacer otra cosa».  

«Queda una semilla»  

La Directora del Colegio «San Martín», Silvana Romagnoli, se refirió al proyecto ejecutado y al hacer un balance expresó: «Queda esa semilla en los docentes que están y que pueden seguir trabajando y transmitiendo también para los nuevos docentes que tenemos. Este año tenemos más de 35 docentes que se incorporaron en 2022, y que es su primera vez que están en el Colegio «San Martín» o sea, solamente hay 35 que se incorporaron, y en esta escuela entre docentes y personal hoy somos 259 personas trabajando».  

«Este proyecto movilizó mucho, y entonces queda un antecedente de que se puede trabajar, y que se pueden incorporar en las instituciones educativas otros profesionales, y que pueden hacer un aporte fundamental para el trabajo que nos convoca en este momento, en estos marcos sociales que estamos viviendo, y que nos posibilita dotarnos de herramientas que no tenemos muchas veces, o para las cuales no somos preparados. Porque nuestra formación docente tiene un determinado propósito, pero ahora el estar en el campo de acción exige ampliar la formación hacia otros horizontes y dotarte de herramientas», añadió la Directora.  

También comentó: «Eso requiere una búsqueda, y en esta búsqueda nos colaboramos entre todos los perfiles profesionales que nos podemos reunir, y que nos convoca siempre la educación. Entonces no es una cuestión solo de la escuela, y en ese sentido tenemos que darnos esta posibilidad de reunirnos, de trabajar en red colaborativamente, y de tener las puertas abiertas de la escuela para todo aquel ingreso, ya sea de profesionales, de proyectos, de otras instituciones, y que todos colaboren en esta tarea tan compleja, que es la de formar personas».  

«Esto vino y rompió notablemente, hablar de Logoterapia fue muy nuevo, cuestionado también, pero posibilitó que uno diera a conocer otra línea como tiene la psicología, que nos puede resultar muy favorable a nivel personal. Y una vez que nosotros nos convencemos de que podemos modificar cuestiones nuestras, todo después tiene su desenlace en lo que vos podés dejar en el otro. Entonces vos vas a ver al otro de otra forma, lo vas a tratar de otra manera, vas a pensar y te vas a cuestionar tu práctica docente dotado de otras herramientas, y todo eso va a ser en una mejora notable de una de las funciones básicas que tenemos nosotros como docente, que es la de formar personas», puntualizó la Directora del centro educativo.  

«Fueron jornadas muy intensas»  

El Vicedirector del Colegio «San Martín», profesor Pablo Rojas, contó que asumió en ese puesto en 2019, «entonces este proyecto vino en un contexto novedoso para mí, porque nunca lo había escuchado. Y fueron jornadas muy intensas, todo el plantel docente lo recibió muy bien, permitió trabajar, y ver con más claridad cómo trabaja el Colegio San Martín, que tiene una dinámica muy particular. Entonces este proyecto también permitió que los profesores trabajaran algunas cuestiones, partiendo de lo suyo, para poder comprender y lograr el acompañamiento de cada uno de los estudiantes. Porque tal vez teníamos por muchos años, jornadas de capacitación, encuentros teóricos, que siempre terminaban en catarsis, y este proyecto permitió buscar o plantearlo desde cómo transformar esto que nos pasa, y que no nos quedemos en la catarsis o en la queja».  

«Posteriormente a esa actividad inicial se llevaron a cabo muchas reuniones, hubo encuentro con los papás y mamás, con una buena participación, hubo un intercambio muy interesante como puntapié inicial», dijo Rojas.  

Luego agregó: «Y eso fue un proceso o inicio que nos preparó para lo que yo llamo ‘la era del Covid’, porque nadie nos preparó para lo que después ocurrió con la pandemia y la cuarentena. Y yo tengo en claro que si uno no logra un vínculo con los estudiantes no se puede seguir, y  con este proyecto, 2019 y el 2020, el vínculo que se logró aprender o adquirir, permitió abordar la transformación de todo eso negativo en algo positivo, y eso se vio mucho en la pandemia, porque de ahí, de todo lo que uno adquirió, conoció y escuchó, permitió buscar acciones para lograr desde diferentes roles y acompañar a nuestros estudiantes en ese contexto que fue tan caótico en 2020 y sostenerlo».  

«Se trabajó mucho sobre las emociones, el vínculo, el otro, la empatía», destacó Rojas, y señaló que en la pandemia «muchos estudiantes tenían la necesidad de conectarse, de querer estar y de que no tenían el acceso, tuvimos que diseñar montones de estrategias para eso hasta que decidimos también abrir la escuela para que los estudiantes puedan venir acá, facilitarles los equipos la conexión, y hacer un acompañamiento sostenido porque queríamos que continuaran en la escuela, que pudieran aprender que tuvieran los materiales», puntualizó el vicedirector.  

A lo que Silvana Romagnoli añadió: «Tuvimos que poner en juego muchas estrategias durante la pandemia, y toda esa preparación previa que tuvimos nos sirvió muchísimo para poder colocarnos en el lugar de cómo se está sintiendo el otro, y más allá todavía, cómo nos sentíamos nosotros frente a esa situación que queríamos que se resuelva. No se trata solamente de trabajar las emociones de los estudiantes, sino las nuestras propias primero frente a lo que recibimos y lo que tenemos que enfrentar».  

«Cómo nos pudimos formar y todas las herramientas que recibimos nos permitió un abordaje desde la gestión institucional en cuanto a dispositivos que implementamos, que eso tiene como resultado que actualmente casi no tengamos deserción», aseguró la Directora.  

Y Nanci Copes comentó que «por eso el proyecto es de formación de agentes multiplicadores, se tiene que formar el docente, llegamos a las familias, tal vez en menor medida, pero sí a la escuela, que tiene que ser realmente el segundo hogar, y tiene que constituirse en ese lugar de importancia, y los chicos tienen que comprender y valorar esto como algo realmente valioso en sus vidas, la oportunidad de pasar por una escuela y todo lo que allí se vive, esas experiencias, y no abandonarlas».  

Convocatoria 2022  

La Fundación Nicolás Losano mantiene abierta hasta el 30 de septiembre la convocatoria 2022 para el programa de becas que todos los años otorga a proyectos de capacitación profesional con impacto social concreto en la comunidad.  

Hasta esa fecha se recibirán vía mail los proyectos que aspiren a una beca, y que deben incluir dos instancias: una de capacitación personal del profesional que lo presenta, y el posterior impacto concreto de los conocimientos adquiridos.  

Cabe recordar que luego de la presentación de los proyectos y la evaluación de los mismos por parte de un jurado, la Fundación Losano seleccionará a la propuesta ganadora, y se le otorgará a quien lo presente una beca integral para cubrir gastos de estudio, traslado, alojamiento y alimentación, durante el tiempo que dure su capacitación en Argentina o en el exterior.   

Este programa de becas de la Fundación Losano tiene como propósitos «promover el perfeccionamiento y/o actualización de los profesionales en el ámbito científico-tecnológico; contribuir al conocimiento y difusión de las nuevas tecnologías; extender el perfeccionamiento y/o actualización recibida a las nuevas generaciones de profesionales de San Francisco y la región; contribuir al desarrollo social del entorno basado en la transferencia de conocimientos desde el campo teórico a la aplicación práctica y efectiva que promueva la mejora en la calidad de vida de las personas».   

Los profesionales interesados en participar de esta propuesta deben presentar su proyecto por mail a fundacionlosano@gmail.com. Para leer las bases completas de la convocatoria, ingresar a la página web de la Fundación, www.fundacionlosano.org.ar, o solicitarlas al mail antes mencionado.