domingo 9 de agosto 2020
San Francisco, Córdoba, Arg
Economía - 7 mayo, 2020

Deuda: el Gobierno dice que ya cerró con algunos bonistas

Lo adelantó Guzmán. No dio detalles del porcentaje de aceptación ya alcanzado. El Presidente volvió a cargar contra Macri. El plazo vence el próximo viernes a las 17, y el ministro dijo que siguen negociando.

La Argentina ingresó en 48 horas decisivas para la reestructuración de su deuda por unos 66.500 millones de dólares, con algunos acreedores que ya aceptaron el canje de bonos y con otros con los que se seguirá negociando.

“No ha sido fácil la negociación. Estamos enfatizando el principio de flexibilidad. Algunos aceptaron la propuesta y con otros estamos intentando llegar a un acuerdo”, afirmó ayer el ministro de Economía, Martín Guzmán.

Fue en una teleconferencia titulada “Argentina, entre el Covid-19 y la crisis de deuda soberana”, dirigida por Victoria Murillo, del Instituto Latinoamericano de la Universidad de Columbia, con la participación de los economistas Jeffrey Sachs y Martín Uribe.

Guzmán dijo que la oferta se estructuró sobre la base de los intercambios realizados con los bonistas en el primer trimestre. Aseguró que en las últimas jornadas hubo “cierta flexibilidad” de ambas partes. Y afirmó: “Si escuchamos una oferta que nos satisface, la tomaremos en cuenta”.

Guzmán se mostró optimista y fue alentado por Sachs a mantenerse firme, dado que los bonistas –dijo– no pueden pretender las tasas del 7% que les prometió el macrismo en 2016, cuando ya en ese momento el mundo no las pagaba y mucho menos lo hará después del impacto que tendrá la pandemia en la economía global.

Uribe, argentino, se despegó de esa tesis y criticó la propuesta. Sostuvo que Guzmán (quien lo escuchaba del otro lado) debería “reescribir” la oferta con parámetros “más creíbles” que tienten a los bonistas, como, por ejemplo, que el pago de intereses comience ya en 2021 y no en 2024, como propone el Gobierno.

Para Uribe, los inversores aceptarán masivamente la propuesta si en ella se plasma cuál será el esfuerzo que hará la gestión de Alberto Fernández para cumplir con lo que firma. “Si la Argentina no propone una oferta con estas características, será difícil romper la voluntad (de los bonistas) y evitar el default”, advirtió.

Guzmán respondió que el Gobierno ha sido “flexible” con los bonistas dado que inicialmente pretendía un plazo de gracia de cuatro años, cuando el FMI sugería uno de cinco. Y, por los pedidos preliminares de los acreedores, se cerró en tres. Sería fácil, aclaró, prometer algo que no se podrá cumplir, pero eso “no ocurrirá”.

Al entender que había bonistas detrás de la pantalla, Guzmán les pidió que “sean racionales” y que dieran cuenta que la Argentina y el mundo están en una de las “peores crisis de la historia moderna”. Y los convocó a seguir hablando hoy para alcanzar un entendimiento antes de las 17 de mañana.

El ministro reconoció que un default sería contraproducente para las posibilidades de despegue del país cuando termine la cuarentena. “Argentina no puede moverse hacia adelante sin una reestructuración de su deuda”, admitió. Y remarcó que tampoco se puede mejorar sustancialmente la oferta porque la pobreza está creciendo en el país, donde ya más de la mitad de los niños tienen necesidades básicas insatisfechas.

Alberto y la fuga

Minutos antes de la teleconferencia, Fernández dijo que el objetivo es “evitar el default”. Pero aclaró que no lo asusta la situación que está atravesando su gobierno, porque él ya lo vivió cuando fue jefe de Gabinete de Néstor Kirchner y la Argentina reestructuró deuda en 2005.

“Estamos tratando de cerrar un acuerdo con los acreedores y están los que presionan con el dólar y los que sacan solicitadas para pedir por favor que no caigas en default y aceptes lo que dicen los bonistas, por más que lo que te piden sea en desmedro de la gente”, dijo.

En radio Con Vos, indicó que lo mismo “pasó en la época de (Roberto) Lavagna”, en 2005. “Yo ya lo viví, es como un gran déjà vu. Hay sectores de la Argentina que trabajan para los acreedores por convicción ideológica o por intereses económicos”, disparó.

Fernández aseguró que no quiere hablar de la herencia recibida, pero hizo hincapié en que, durante el gobierno de Mauricio Macri, “el sistema estaba preparado para hacer un enorme negociado para llevarse dólares a diestra y siniestra descapitalizando al país”.

“Eso ocurrió en la Argentina. Y fue absolutamente tolerado por parte del gobierno de turno. Eso es un tema que el Banco Central está estudiando y que llegado el momento verá qué tiene que hacer”, dijo sobre la investigación de la relación entre la deuda externa y la fuga de divisas.

El G-6 cordobés no quiere el “default”

El G-6 (Grupo de Entidades Empresarias de Córdoba) le pidió al Gobierno nacional que evitara el default . Asegura que una cesación de pagos pondría “en jaque la posibilidad de acceder a financiamiento a tasas razonables”.

El G-6 está conformado por la Unión Industrial, la Cámara de Comercio Exterior, la Cámara de la Construcción, la Bolsa de Comercio, la Cámara de Comercio y Fedecom.

El comunicado

“En medio de una situación sin precedentes como es la pandemia de Covid-19, la Argentina enfrenta un nuevo episodio de renegociación de su deuda pública. La prioridad en contener la emergencia sanitaria y los impactos que provoca no deberían restar dimensión a lo que está en juego en esta renegociación.

“1) La primera razón por la cual es importante evitar el default se basa, justamente, en la pandemia.

“Para Argentina, como para la mayoría de los países, la necesidad de recuperación frente a los impactos económicos de la pandemia requerirá del rápido y efectivo acceso al crédito internacional.

“Una cesación de pagos en este contexto pondría en jaque la posibilidad de acceder a financiamiento a tasas razonables.

“2) La segunda razón es que el default afectaría gravemente al sector privado en su acceso al crédito. Como efecto adicional, generaría perjuicio a las exportaciones argentinas, fuente genuina de ingreso de dólares.

“Con un Estado abocado a paliar los efectos de la crisis producida por el aislamiento preventivo y obligatorio, el sector productivo se convierte en un actor fundamental para impulsar la recuperación económica del país.

“3) Por último, una negociación responsable y exitosa de esta porción de la deuda (emitida en moneda extranjera bajo legislación extranjera y en manos de tenedores privados) marcaría el rumbo para las futuras negociaciones que tendrá que enfrentar nuestro país.

“Por estas razones, apelamos al mayor compromiso de parte del Poder Ejecutivo y de su cuerpo de negociadores”.

Fuente: La Voz del Interior. La Voz del Interior