domingo 9 de agosto 2020
San Francisco, Córdoba, Arg
Economía - 9 mayo, 2020

Deuda: anuncian hoy el nivel de adhesión, pero la negociación continúa

Guzmán dará detalles en una conferencia de prensa. El objetivo sería negociar hasta el 22. El Gobierno busca evitar el “default”. Los bonos acumularon subas de hasta el 8,8% en la semana.

El ministro de Economía, Martín Guzmán, anunciará hoy los resultados preliminares del canje de deuda externa emitida bajo legislación extranjera y dará a conocer los “pasos a seguir”, dado que el Gobierno decidió estirar el proceso de intercambio con los bonistas hasta el 22 de mayo.

El plazo inicial de negociación que la Argentina abrió el 17 de abril para reestructurar un pasivo de 66.238 millones de dólares, culminó ayer con el cierre del mercado de Nueva York. Para seguir negociando, Guzmán deberá informar el lunes a la comisión de valores de los Estados Unidos (SEC, por sus siglas en inglés).

Hasta última hora de anoche, Guzmán estaba en el Palacio de Hacienda junto a los secretarios de Hacienda, Raúl Rigo, y de Finanzas, Diego Bastourre. Entre los tres evaluaban la información que llegaba desde las oficinas neoyorquinas de Lazard, el asesor financiero contratado por el Gobierno.

También había sobre la mesa reportes de los bancos Bank of America y HSBC, que ofician de agentes colocadores en el proceso de reestructuración. Si bien el plazo de negociación terminó, estas entidades recibieron la orden desde Argentina de no cerrar la recepción de contrapropuestas, porque el proceso continuará.

Los detalles de cómo será el camino a seguir los revelará Guzmán en una conferencia de presa. Allí dará a conocer el nivel de adhesión alcanzado por la propuesta. Operadores financieros consultados por este diario estimaron que podría ubicarse entre el 30% y el 40%.

Las Cláusulas de Acción Colectivas (CAC) de las series de bonos que se buscan canjear exigen niveles de aceptación de entre el 50% y el 66%. Si los porcentajes alcanzados son los que circulaban ayer en el mercado financiero, la Argentina no estaría tan lejos de alcanzar su meta de reestructuración. Eso explicaría la decisión de seguir negociando.

Guzmán hizo una serie de declaraciones ayer a agencias internacionales de noticias y a matutinos porteños. En ellas aseguró que la negociación continuará abierta, tal como publicó este medio el miércoles. No obstante, aún falta que el Gobierno confirme este estadio ante la SEC.

La declaración de default accionará el 22 de mayo si antes no hay una reestructuración. Ese día vence el período de gracia de un mes que tienen por contrato los bonos Globales que el Gobierno tendría que haber abonado el 22 de abril, por unos 503 millones de dólares.

El mercado, en verde

Y en el acumulado de la semana, en la previa al final del plazo para la negociación, los bonos en dólares que forman parte de la reestructuración saltaron hasta 8,8%. Todo influido por la posibilidad de un acuerdo entre los bonistas y Guzmán.

Daniel Osinaga, analista técnico y operador de mercados bursátiles, dijo a La Voz que hay que tener prudencia y esperar el anuncio oficial, para conocer cuáles serán los pasos a seguir. Si bien vienen subiendo en lo que va del mes, los precios de los bonos siguen en niveles default, dijo.

Para Joaquín Candia, analista de la sociedad de bolsa Rava Bursátil, los bonos volvieron a operar al alza “porque el mercado entiende que habrá tiempo hasta el 22 de mayo para negociar”.

“Los inversores están expectantes mientras que los precios de los bonos parecen reflejar un leve sentimiento de positivismo entre los acreedores”, evaluó Candia.

E interpretó que esto se debe a que si la negociación sigue abierta y todavía existe voluntad para solucionar este problema de ambas partes, es posible que exista una propuesta de los acreedores que satisfaga los criterios del gobierno y se acceda a un escenario superador al propuesto desde un primer momento por el país.

La clave es que acepten los bonistas del exterior

Principales puntos de la oferta realizada por el Gobierno.

Concepto. El Gobierno oferta un conjunto de bonos amortizables con tasas escalonadas que no superan el cinco por ciento de interés. Allí se incluyen quitas de capital que van del 12 al 18 por ciento para los papeles más cortos, junto con un esquema que permite a los bonistas elegir nuevos papeles. El último vencimiento es en 2047.

Tajada. Esa propuesta implica un achicamiento de la carga de intereses de 63% (suman 37.900 millones de dólares), una baja del stock de capital de 5,4% (3.600 millones) y un período de gracia de tres años, hasta 2023.

Clave. Ese año Argentina empezaría a pagar un cupón promedio del 0,5%. Y ahí está la principal diferencia con los acreedores externos que piden no menos del uno por ciento para ese arranque. Luego llegan hasta el 2,33%.

Fechas. Ayer era una de las fechas límites establecidas por el Gobierno para aceptar la oferta. Dieron el visto bueno un 70% de los acreedores nacionales, pero estos representan apenas el 10% de la negociación total. Hasta el 22 de mayo el Gobierno tiene plazo para evitar el default de los bonos globales.

El mercado prevé una caída del 7% del PIB e inflación del 44,4%

Como consecuencia de la prolongación de los efectos económicos derivados de la pandemia, economistas, bancos y consultoras prevén que el Producto Interno Bruto (PIB) real de 2020 caerá un 7%, la inflación será del 44,4% y un dólar promedio de 85,40 pesos.

Así lo señalaron 25 consultoras, trece bancos y un analista extranjero que fueron consultados por el Banco Central entre el 27 y el 30 de abril para el Relevamiento de Expectativas de Mercado publicado ayer. Todos los pronósticos empeoraron sobre manera.

Las expectativas sobre el PIB indican que se espera una caída 2,7 puntos superior a la que se preveía en marzo. E informe dice que la expectativa de crecimiento a partir del tercer trimestre de 2020 sugiere que el efecto de la pandemia se percibe como transitorio.

Por ello, los analistas esperan que la reactivación comience recién en julio, mes para el que pronostican un descongelamiento más amplio de la cuarentena obligatoria que rige desde el 20 de marzo.

Los participantes del REM prevén que el tipo de cambio nominal promedio alcance 85,40 pesos por dólar en diciembre 2020, es decir, 2,2 pesos más por dólar respecto de lo pronosticado en marzo. Para 2021, esperan un dólar de 120,1 pesos. Estos valores son, claro está, sin considerar el impuesto País del 30%.

La proyección de inflación, en tanto, se elevó en 4,4 puntos porcentuales respecto del nivel estimado en marzo. Los diez mejores pronosticadores de corto plazo (los que más previsiones vienen acertando) para esa variable esperan una inflación promedio inferior, de 43,1%. También prevén que la tasa Badlar irá subiendo hasta alcanzar el 25% en diciembre.

Fuente: La Voz del Interior. La Voz del Interior