miércoles 30 de septiembre 2020
San Francisco, Córdoba, Arg
  • T:º
  • H:45º
Tecnología - 31 agosto, 2020

20:18 La hora señalada

OPINIÓN: Por Mariano Almada (*) – Twitter: @MarianoAlmadaOk – Especial para Diario San Francisco

La historia dirá que un domingo de Agosto por la tarde noche se informaba, como siempre, de las lamentables cifras de coronavirus y de la no presencia de Messi en la citación de su histórico club de futbol.

Pero a las 20.18 de esa jornada muchos argentinos prestamos atención al lanzamiento del satélite SAOCOM 1 B, y con orgullo nos informamos, nos empapamos sobre las prestaciones y las soluciones que a través de la información va a brindar el satélite. Entre ellas “Proveerán información precisa para agricultura, forestación, hidrología, oceanografía, gestión de los desastres naturales y de los inducidos por el hombre, medio ambiente, cartografía, geología, minería, petróleo y salud”. (fuente Invap).

Pero más allá de lo periodístico, se empieza a notar con acciones concretas lo que es ponerle contenido a palabras que son propias del lenguaje de este siglo y que lamentablemente por la pandemia y nuestras preocupaciones las habíamos puesto en un segundo lugar, algunas de ellas son: ciencia y tecnología, emprendedurismo, asociativismo, innovación, cooperación e investigación, entre muchas otras.

Cuando veíamos la cuanta regresiva, imagen tantas veces reproducida por canales para el lanzamiento de misiones espaciales, hasta podíamos confundirnos que una vez más se trataba de alguna misión Apollo o Discovery, pero no desde Cabo Cañaveral se puso en órbita otro satélite argentino.

Cuando el mundo esta en crisis desde lo sanitario, lo económico, lo educativo, lo social y los modelos permanentemente están en discusión noticias como las del SAOCOM parecen ser una respuesta a tanta incertidumbre.

Porque humildemente entiendo que uno de los caminos para generar empleo en este siglo está fuertemente vinculado al conocimiento de la ciencia y la tecnología, también al asociativismo entre lo público y lo privado como el INVAP y la CONAE, sumado a las mas de 80 empresas del sector aeroespacial argentino, y obvio la investigación y la presencia universitaria siempre de la educación pública en este caso puntual a través de la Universidad Nacional de la Plata, simplemente desde acá y teniendo en cuenta la cantidad de trabajo especializado es que este satélite nos esta marcando uno de los caminos principales por donde deben ir de la mano el empleo y la educación.

Claramente la cooperación esta dada también por la Nasa y la empresa Space X de Elon Musk y acá me detengo también en lo que sería un emprendedor, se dice que este actual magnate habría emprendido el sueño de dominar el espacio uno de los peores días de su vida, con problemas de quiebra de su empresa en aquel momento y con dificultades familiares, pero Elon Musk, no solo figura este fin de semana en las noticias porque su empresa fue la responsable del lanzamiento del SAOCOM, sino que también porque logró presentar un dispositivo que crea una interfaz cerebro-computadora que mediante un chip de 8 milímetros, que se inserta en el cráneo se lee  la actividad neuronal para monitorear su desempeño, y se estima que a futuro puede ser fundamental para solucionar problemas neurológicos.

Los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS)  (conjunto de objetivos globales para erradicar la pobreza, proteger el planeta y asegurar la prosperidad para todos como parte de una nueva agenda de desarrollo sostenible) establecidos en la agenda 2030 de Naciones Unidas en varios de sus puntos contienen aplicaciones de las funciones que el SAOCOM va a tener y son de absoluta actualidad:

“Generar mapas de humedad de suelo, con resolución espacial y área de cobertura disponibles

Identificar zonas en riesgo de inundación y darlas correspondientes alertas tempranas.

Detectar suelos muy secos con riesgo de incendios.

Producir mapas de riesgo de enfermedades de cultivos.

Evaluar escenarios para la toma de decisiones de siembra y fertilización.

Conocer la cantidad de agua disponible en nieve húmeda para riego.

Obtener mapas de desplazamiento de glaciares.

Elaborar mapas de desplazamiento del terreno y mapas de pendientes y alturas.

Detección de cambios en infraestructura.

Seguimiento de barcos; entre otras”

Finalmente volver a resaltar la importancia para el presente y el futuro de estudiar y capacitarse en cuestiones relacionadas a la ciencia y la tecnología, saber que tenemos empresas nacionales que pueden hacer posible la creación y desarrollo de estos proyectos, que podemos vincular y agregar valor al sector productivo primario, que se pueden generar puestos de trabajos altamente calificados y que a través de proyectos como los del SAOCOM, Argentina se vuelve más federal, también parecería ser que se empieza a divisar la luz al final del túnel de las estériles discusiones  o un tema que no es motivo de grietas, sino todo lo contrario.

20.18 una hora que seguramente estará en la memoria de muchos Argentinos.



(*) Diplomado en Gestión Pública.