jueves 22 de agosto 2019
San Francisco, Córdoba, Arg
Sociedad - 28/04/2019

El gobernador Schiaretti participó de la beatificación de Enrique Angelelli

En la ciudad de La Rioja se realizó la ceremonia que reafirma la decisión del Papa Francisco de nombarlo mártir, junto a tres religiosos más, luego que la Justicia argentina reconociera que fueron asesinados por la útima dictadura militar. El gobernador fue recibido por su par riojano, Sergio Casas.

El gobernador de la Provincia, Juan Schiaretti, participó este sábado de la ceremonia de beatificación de monseñor Enrique Angelelli realizada en el Parque de la Ciudad, en la capital de la provincia de La Rioja. La misma estuvo presidida por el enviado del Vaticano, el cardenal Angelo Becciu, prefecto de la Congregación de las Causas de los Santos, quien llegó para reafirmar la decisión del Papa Francisco: reconocer que la muerte de Angelelli reviste el carácter de “martirio en odio de la fe”, hecho que conlleva su beatificación.

Recordemos que Enrique Ángel Angelelli nació en Córdoba, en el año 1923 y fue asesinado por la última dictadura militar el 4 de agosto de 1976. También fueron beatificados hoy los sacerdotes Carlos de Dios Murias –nacido en Córdoba– y Gabriel Longueville, más el laico Wenceslao Pedernera, todos asesinados despiadadamente por su compromiso con el Evangelio y los más necesitados.

“Es una gran emoción participar en la beatificación de estos cuatro mártires de la Iglesia argentina que fueron asesinados por la dictadura genocida”, expresó el Gobernador. “Es una gran emoción también que, dos de ellos sean cordobeses, el obispo Enrique Angelelli y el sacerdote Carlos de Dios Murias, eran de nuestra Córdoba”

Al referirse sobre la tarea y el compromiso del obispo Angelelli, el gobernador Juan Schiaretti recordó: “Él tenía una frase que me parece que es muy pero muy importante, decía que ‘en la vida hay que tener un oído en lo que dice el pueblo y el otro en los evangelios’. Y es lo que precisamos, que se escuche a la gente y seguir la doctrina social de la Iglesia”.

En una mañana soleada, unos 20 mil feligreses se congregaron en la ciudad de La Rioja para seguir las instancias de esta ceremonia religiosa de la que participaron monseñor Dante Braida, de la diócesis riojana, y monseñor Carlos Ñáñez por la diócesis de Córdoba, entre otras autoridades eclesiásticas de todo el país.

El gobernador Schiaretti, quien viajo acompañado por el ministro de Educación de la Provincia, Walter Grahovac, y el legislador Carlos Gutiérrez, fue recibido por su par riojano, Sergio Casas.

Sobre el beato Enrique Angelelli

Al momento de su muerte, Enrique Ángel Angelelli Carletti se desempeñaba desde hacía ocho años al frente de la diócesis de la vecina provincia de La Rioja. Su ministerio estuvo marcado por un fuerte compromiso para con los pobres, que se tradujo además en el crecimiento del número de parroquias en ese distrito episcopal.

Su deceso fue presentado desde el comienzo como el producto de un accidente automovilístico, hasta que en el año 2014 la Justicia argentina decidió las condenas al general Luciano Benjamín Menéndez y el vicecomodoro Luis Fernando Estrella como autores intelectuales del crimen.

En 2018, el Papa Francisco reconoció de manera oficial que la muerte de Angelelli reviste el carácter de “martirio en odio de la fe”, hecho que conlleva su beatificación. Igual tratamiento recibieron los asesinatos de mano de última dictadura de los sacerdotes Gabriel Joseph Roger Longueville y Carlos de Dios Murias, además del laico católico Wenceslao Pedernera.