Viernes 23 de febrero 2018
San Francisco, Córdoba, Arg
  • T:19º
  • H:54º
Salud - 19/12/2017

Aumentó la mortalidad infantil en la provincia

En 2016, fallecieron 11 niños más que el año anterior. La tasa subió de 8,3 a 8,8 por mil. Hacía cinco años que venía en baja. La mortalidad materna se mantuvo estable.

Mortalidad infantil

La mortalidad infantil aumentó en la provincia de Córdoba en 2016, y rompió la tendencia decreciente que se había sostenido en los últimos cinco años.

La tasa se incrementó medio punto y pasó del 8,3 por mil en 2015 al 8,8 el año pasado, según lo dio a conocer ayer el Ministerio de Salud de la Provincia.

Con la suba, el indicador retrocedió por debajo de la Meta del Milenio planteada por Naciones Unidas (ONU), que era alcanzar el 8,5 en 2015.

La tasa registra el número de niños de 0 a 12 meses que mueren en un año cada mil nacidos vivos en un área geográfica.

En números absolutos, a su vez, hubo en la provincia 11 fallecimientos infantiles más que el año anterior. En 2016, los decesos de bebés fueron 494, en tanto que en 2015 habían sido 483.

Por qué subió

La titular de Maternidad e Infancia de la Provincia, Marcela Yanover, precisó que, en parte, el aumento de la tasa se vincula a una merma en la cantidad de nacimientos, que decrecieron en la provincia de 58.254 en 2015 a 56.095 durante el año pasado.

“La crisis está teniendo un impacto en esto”, reconoció a su turno el ministro de Salud de la Provincia, Francisco Fortuna, quien aseguró que, en ese contexto, se están implementando políticas activas a través de los Centros de Atención Primaria de la Salud provinciales y de las Salas Cuna.

Así, se advierte que la mayor suba de la tasa se registra en el componente posneonatal (a partir de los 28 días de vida), vinculado principalmente a las condiciones de vida y sociosanitarias.

En tal sentido, Yanover admitió que aunque las infecciones respiratorias no están entre las 10 primeras causas de muertes infantiles, sí se produjo un aumento en las muertes por esas patologías, aunque no precisó el número.

Los que mueren

La funcionaria también precisó que el 70 por ciento de los decesos se produjo durante el primer mes de vida. Además, el 61 por ciento de los bebés que fallecieron eran prematuros, y el mismo porcentaje tenía bajo peso al nacer (menos de 2.500 gramos). De ellos, el 39 por ciento pesó menos de 1.500 gramos y el 22 por ciento, entre 1.500 y 2.500 gramos.

A su vez, el 57 por ciento de las muertes ocurrieron en establecimientos públicos, el 34 por ciento en el sector privado, ocho por ciento en el domicilio e igual porcentaje en otros lugares sin especificar.

Por otra parte, en lo que hace al lugar de residencia de la madre, al tiempo que se redujeron las muertes en la ciudad de Córdoba, aumentaron las de niños con residencia materna en el interior provincial. Las primeras bajaron de 197 a 175 (11,1 por ciento), en tanto que las del interior subieron de 286 a 319 (11,5 por ciento).

Con respecto a las principales causas de muerte, las autoridades sanitarias informaron que la dificultad respiratoria del recién nacido se mantuvo a la cabeza (65 decesos), seguida por los trastornos relacionados con la prematurez y con el bajo peso al nacer (45). En tercer lugar, aparece la sepsis bacteriana del recién nacido (32), y luego las malformaciones congénitas cardíacas (28).

Muertes de madres

La tasa de mortalidad materna, a su vez, se mantuvo sin cambios en la provincia con respecto al año anterior. Así, el indicador se ubicó en 2,7, al igual que en 2015.

La tasa de mortalidad materna registra el número de defunciones de mujeres en el embarazo y hasta los 42 días posteriores al parto en el plazo de un año, cada 10 mil nacidos vivos.

En números absolutos, las muertes de madres ascendieron a 15, dos menos que el año anterior.

Ocho de los fallecimientos se produjeron en el interior de la provincia y los siete restantes en la Capital.

Por otra parte, el 47 por ciento de esas muertes ocurrieron en establecimientos privados y el 46 por ciento, en el sector público.

Las causas obstétricas directas representan el 54 por ciento de las muertes maternas; las indirectas, el 46 por ciento restante.

En forma puntual, la hemorragia posparto se ubicó a la cabeza (cuatro muertes), seguida por las infecciones respiratorias (tres), la hipertensión arterial (dos) y la urosepsis (dos).

Además, hubo una muerte por aborto (interrupción no intencional), y otra mujer falleció por causa del VIH, según se informó.

Qué se hará para reducir las muertes

Acciones previstas por el Ministerio de Salud provincial.

Sostener el plan Maternidades Seguras en establecimientos con más de 1.000 nacimientos.

Reforzar la estrategia del Plan de Contingencia Invernal.

Mejorar la cobertura de inmunizaciones.

Fortalecer los servicios de atención de la mujer embarazada y los servicios neonatales para reducir la prematurez y el bajo peso al nacer.

Optimizar el diagnóstico prenatal de malformaciones congénitas.

Fuente: La Voz del Interior. La Voz del Interior