jueves 22 de agosto 2019
San Francisco, Córdoba, Arg
Economía - 25/04/2019

A un año de la crisis cambiaria, el dolar rozó los $45

Hace 12 meses comenzaba el proceso que llevó al país a pedir la asistencia del FMI. La recesión se agravó, la inflación acumuló 54,7% y la desconfianza externa no dejó de crecer.

Hace exactamente un año se desató la profunda crisis cambiaria que marcó el inicio de dos tragedias hermanadas y aún vigentes: la recesión de la economía agravada por la desenfrenada carrera de la inflación y la desconfianza de los inversores que aceleraron su éxodo para abandonar activos argentinos al ritmo de la batalla electoral.

La corrida no sólo provocó un descalabro en todas las variables económicas, sino que además puso en jaque al gobierno de Mauricio Macri, que emprendió un sendero de acciones cargadas de costo político, como lo fue el regreso al financiamiento del Fondo Monetario Internacional (FMI) para evitar otro default.

El miércoles 25 de abril del año pasado se recordará como el punto de partida porque fue cuando el dólar (que cotizaba a $ 20,56 en la plaza minorista) inició una escalada imparable, incluso pese a las masivas ventas de divisas que realizaba el Banco Central conducido por Federico Sturzenegger. Desde marzo, la autoridad monetaria inyectaba hasta U$S 413 millones diarios para saciar la demanda del mercado.

El recalentamiento cambiario blanqueó la situación crítica en la que había ingresado la Argentina por la combinación de escenarios adversos en el frente externo y puertas adentro. Es que la histórica sequía en la región y la consecuente falta de los dólares que generan los sectores agroexportadores expusieron al país más que al resto de las economías emergentes ante la guerra comercial entre los Estados Unidos y China.

Además de esos acontecimientos, que formaron parte de las explicaciones oficiales, el terreno suponía mayores dificultades porque los inversores comenzaron a moverse con desconfianza desde el 28 de diciembre de 2017, cuando Sturzenegger sorprendió al modificar las metas de inflación.

El 8 de mayo, apenas días más tarde de haberse declarado la turbulencia cambiaria, el presidente Macri anunció que negociaba con el Fondo Monetario un megacrédito para garantizar el pago de los vencimientos de la deuda soberana. Pero, lejos de aliviar la tensión, la noticia marcó el inicio de otro frente de conflicto: el de la política.

La danza del Central

“En los últimos meses, diversos factores fueron deteriorando mi credibilidad”, reconoció Sturzenegger en la carta que le envió a Macri para oficializar su salida de la autoridad monetaria, el 14 de junio pasado.

Renunció con el dólar a $ 28,43 en el minorista, con un stock de Lebac de alrededor de $ 1,2 billones y tras confirmarse el impacto de la crisis cambiaria en la inflación: en mayo pasado fue de 2,1%, pero ese resultado quedó opacado con las subas de los meses siguientes y con el pico del 6,5% que los precios tocaron en septiembre.

Macri designó en su reemplazo a Luis Caputo y el cambio en el Central se completó con cambios en el gabinete para darle oxígeno al Gobierno nacional. Se fueron Juan José Aranguren de Energía y Francisco Cabrera de Producción.

El nuevo mapa empoderó también al titular de Hacienda, Nicolás Dujovne, quien más tarde se transformó en el ministro coordinador para concretar el ajuste solicitado por el FMI, que a mediados de junio desembolsó los primeros 15 mil millones de dólares.

Fuente: La Voz del Interior. La Voz del Interior